viernes, 13 de febrero de 2009

Canciones para el tiempo y la distancia, desde Trondheim

^

Perdí cientos de horas en buscar
un lugar donde tocar el suelo
y encontré dos mil
palabras que guardar
[...]
Y vi que sólo hablaba de los dos...
que sólo hablaba de los dos...
[...]
Pensé que no me equivocaba
Y fui directo al centro del alud
Busqué donde siempre encontraba
Y vi que sólo hablaba de los dos...



A menudo, no, más; muy a menudo, durante mi adolescencia, y ya después en la juventud, me descubrí enganchado a canciones con las que me identificaba totalmente, o que parecían resumir parte de una historia, o mi presente inmediato. Hechas como a medida, pero 100%. A todo el mundo le pasa, claro. Canciones de Loquillo, de Sabina, cientos, de los Stones, algunas de Serrat... En fin, un montón.


Yo recorriendo mis sitios con la escoba,
Yo reprimiendo las ganas de llorar,
si inteligente consiste en dependiente
si deprimente significa normal.
Yo regalaba mis fines de semana,
Yo me gastaba todo en sonreir,
Y aunque miraba mucho, nunca llegue a entender las cosas.
[...]
"te quiero, pero no sé bien porqué..."



Y, claro, casi siempre quería dedicárselas, o hacérselas leer, o escuchar, a la otra persona implicada. Porque en esto de la autoidentificación de las canciones, casi siempre hay otra persona, además de uno mismo. Muy pocas veces lo hice, sólo en contadas ocasiones. Me justificaba pensando "bah, que se joda, es una bruja", o "un mamón", según el caso y el año. La canción podía resumir nuestra historia, o contar parte de ella, pero si era una bruja, o un mamón (y frecuentemente, lo eran), no merecían descubrirla y apreciar lo que apreciaba yo en ella. Así que dejaría que Loquillo, Sabina, o los Stones, siguieran siendo mis únicos cómplices...


El doctor me recomienda
que no me quite mi abrigo
[...]
y yo no puedo negarme pues
el tipo soy yo mismo,
estudié mientras dormías
y aún repaso las lecciones,
una a una, cada día.
[...]
Aunque siga suspirando
por algo que no era cierto,
me lo dicen en los bares,
es algo que llevas dentro,
que no dejas que te quieran
sólo quieres que te abracen...



Sin embargo, de un tiempo a esta parte, me interesa y me llama muchísimo más la atención, no las canciones que me gustaría dedicarle a alguien, sino las canciones que me gustaría que alguien me dedicara. O, no me dedicara, pero apreciara y reconociera que "nos" pegan, que describen nuestra historia, o se nos acoplan cual guante a medida. Que les recordaran a mí cuando las escuchan.

Es un fenómeno curioso. Mientras que hace unos años los artistas publicaban discos pensando en mis historias, desde mi lado, resulta que ahora han cambiado de estrategia de ventas, parece, y escriben las canciones pensando en mis historias también, pero desde los otros lados.


Sé que corre en contra mía,
que el tiempo muere en cada instante.
Y a usted parece no importarle
malgastarlo conmigo.
[...]
Volver, como volvimos una vez...
Volver como volvió
el tiempo a mi reloj.



Y sí. Bromas fuera, uno piensa en los amigos, en las familias, en los exes, o en los novios o novias si los hubiere, en los lugares en los que ha vivido y ha amado o detestado, y le vienen a la mente canciones. A la mente, y al corazón.

O viceversa, uno escucha canciones, y le vienen a la mente amigos, familias, exes, novios o novias, lugares en los que ha vivido... y al corazón.

Estos son algunos de los fragmentos de canciones de estos días.
De Iván Ferreiro, Canciones para el tiempo y la distancia, El viaje de Chihiro, Turnedo, Mrs. P...
Otro día más.

Ah, y no traduzco esta entrada porque traducir canciones me parece, por lo general, una aberración.


^

7 comentarios:

Vero dijo...

Ea por tu culpa yo tambien he colgado una nota en el face... para todos aquellos que nos hemos sentido "solos aun rodeados de gente" alguna vez!!!!
Hay canciones que podrian escribir tu biografia una tras otra... pero de eso se trata, no???
Un beso

Nils dijo...

Me encanta la primera foto, qué paisaje!

Nils dijo...

y no lo digo porque yo haya estado en Lofoten, que conste.

BarakKhazad dijo...

Vero, hombre, lo de se trata de eso... pues no sé... simplemente, pasa, y ya. a veces son canciones alegres, a veces son canciones tristes. a veces de verano, a veces de invierno...

Nils, sip, las Lofoten molan mucho. ahi era principios de octubre si no recuerdo mal.

La segunda foto es en agosto, en Moholt, el primer día que subimos la colina... con las bicis a cuestas por supuesto. No había huevos para subir pedaleando, sinceramente ^_^

En ambas soy el de más a la izquierda...
(puto radical...) XDDD

NUTXO dijo...

Hay tantas canciones q en algunos momentos reflejan tantas partes de nuestra historia que realmente parecen escritas para cada uno.

Me gustaría poder descubrir cada una de las canciones q hablen de ti y de tu historia o de nuestra historia!!

estoy receptivo de mente y de audio!

i lov u

BarakKhazad dijo...

Nutxo, en tu mano está. como siempre.

NUTXO dijo...

se q muxas veces no presto la suficiente atencion a las cosas que deberia de hacerlo y crees q todo es mas sencillo de lo q es en realidad xo eso no significa q no pueda querer como quiero o q no sepa lo q siente esa persona.

Solo quiero q sepas q te mando muxo calor del q no hay en noruega y solo decirte q me muero de ganas por poder seguir compartiendo momentos contigo de esos q ahora añoramos

un beso, te quiero

Mi Feevy: Blogroll