domingo, 17 de agosto de 2008

Sueños (Tiempo de perros III)

Me despierto sobresaltado y con un nombre en la cabeza: Irene. Por fin conozco el nombre de mi princesa. Irene, Irene, Irene. Estas muy cerca, tienes que estarlo para que pueda verte con tanta claridad. Llevo esperándote desde aquellos tórridos sueños de adolescente, cuando aun pensaba que eras solo un producto de mis hormonas. Me pregunto que pasara cuando nos encontremos, por que tu nunca me has visto. Espero poder resolverlo cuando te vea cara a cara.

Los vapores del sueño se disipan y entonces recuerdo… ¡Estas en peligro!, algo te acecha y no logro recordar qué, el sueño no es claro. Recuerdo a un gigante rubio, un peligroso guerrero criado para matar, pero no me parece que él sea el peligro, aun así, se que esta cerca… Otro velo cae, y me doy cuenta de que yo mismo te he señalado, eres el objetivo del secuestro. La rusa no sabía quien eras por que nadie puede verte, pero la dirección que dio era la tuya.

Un clavo de dolor atraviesa mi cabeza, mi gente te matara, eres como yo y para ellos somos monstruos. Espero que la magia que te ha mantenido oculta tanto tiempo, lo haga un rato más. No tengo mucho tiempo y el dolor no cede. Tengo que rescatarte, tengo que llegar antes que ellos.

Enciendo la luz y veo la habitación del hotel, cuatro estrellas, un autentico lujo para mi antiguo trabajo, pero desde que entre en la organización me pagan como funcionario de alto rango. La organización esta infiltrada en todas partes y hace que las nominas corran a cuenta del estado. Voy al minibar y cojo una botella de agua. Rebusco en la maleta, ibuprofeno, dos cápsulas y en un rato estaré como nuevo. Tengo que relajarme, en este estado no sirvo para nada.

¿Quien quiere secuestrarte? El rubio no es, él mató al proxeneta, de eso estoy seguro, mis sueños no fallan jamás. Y los míos tampoco, no tendría sentido. Intento concentrarme en esa información. Hago la pregunta. Como respuesta el clavo de mi mente resucita y caigo al suelo por el dolor. Alguien esta ocultándose, alguien muy poderoso. Maldita sea.

Saco mi maleta del armario, retiro la ropa y abro el doble fondo. Tengo una micro-uzi, un prodigio de la técnica israelí. Tengo seis cargadores, los relleno y los pego de dos en dos con cinta adhesiva, uno boca arriba y otro boca abajo, vuelta y vuelta, para poder recargar más rápido. A veinticinco balas por cargador, son ciento cincuenta oportunidades. Si me hicieran falta más, ya estaría muerto. Aun así, preparo la pistola también, dos cargadores sobraran, más y tendría que llevar una carretilla.

Me coloco las cinchas de la micro-uzi, de tal manera que cuelgue oculta debajo de la chaqueta y que me permita absorber el retroceso cuando empiece el baile, bendita preparación militar. Si quiero llegar a tiempo no tengo que madrugar, simplemente, no puedo acostarme.

Bajo a la calle, el coche de la agencia esta en el aparcamiento del hotel, pero no lo cogeré. Hace dos días alquile otro, mis presentimientos nunca se equivocan. Cojo el coche, un BMW 630 Ci coupé, me pregunto que pensarían en la empresa de alquiler si supiesen que lo puedo meter en un tiroteo. Dejo que me guíe mi instinto. La ciudad duerme.

Mientras avanzo descubro los fallos en mi plan, de hecho descubro que no tengo ningún plan. No puedo entrar y secuestrarte a punta de pistola, no puedo contarte la verdad y esperar que me creas. Y, desde luego, no puedo contar con ser capaz de enfrentarme a unos secuestradores que no se quien son. Por no hablar de que mi propia gente llegara en cualquier momento y ellos no hacen preguntas. Te detendrán y jamás saldrás de sus celdas de detención.

Llego a tu calle, un barrio obrero. Hay ropa tendida en las ventanas, la mayoría son uniformes de trabajo. La clase de barrio en el que nadie dejara de ver mi puñetero BMW. La estoy fastidiando a base de bien. Ni siquiera puedo aparcar en tu puerta por que la calle es peatonal en ese trozo. La ansiedad me esta matando.
Observo la calle, a las cinco de la mañana no hay ningún movimiento, así que no me resulta difícil descubrir a una chica morena y escuálida refugiada en el portal de enfrente de tu casa. Otra rusa, según la miro se que el proxeneta le mando seguirte. Le ha tenido que costar a horrores, no es fácil verte. Normalmente la gente solo te ve cuando hablas o te haces notar de alguna forma. La pobre lo ha pasado fatal, te ha seguido obligada por la magia y ahora ya casi se ha desecho el hechizo. Sin embargo sigue ahí.

Será mejor que espere a que, al menos, estés despierta. La gente del barrio empieza a salir de sus casas. Unos cogen los coches para ir al trabajo, otros, la mayoría mujeres, esperan en grupo a que alguien los recoja. Una furgoneta con rótulos de una iglesia adventista aparca justo en el límite de la zona peatonal y sus ocupantes se dirigen a los grupos que esperan y les reparten folletos. La voracidad de esta gente es insaciable. Consulto el reloj, son las cinco y media.

Entonces aparece, es el rubio. Alto, rubio, guapo, fuerte, ágil, la clase de tipo que en el colegio no se molestaba en mortificar a los débiles de la clase, ni siquiera nos veía. Lo veo avanzar, andando, por la calle y me doy cuenta de que no tengo ninguna oportunidad si me ve, si intuye que he venido a hacer. Espero que no se fije en el maldito coche.

El rubio va derecho hacia la rusa. No me ha visto. Cuento mentalmente los pasos que he de dar hasta estar lo bastante cerca. Ocho pasos, no es difícil. Tengo que matarlo. Tengo que hacerlo o te fallare. Me sudan las manos mientras pienso en como apuntar para no matar a la rusa. No quiero sangre inocente. Abro la puerta del coche muy despacio. Es la hora, Julián Pardo acude al rescate.

Ir al índice

4 comentarios:

pon dijo...

Hice bien en esperar la continuación, esto cada vez está más interesante.

Strawberry Roan dijo...

...

BarakKhazad dijo...

diooooooooooos, juliancitoooooo!!!! ^_^

cómo puedes ser tan cabrón y dejarlo en lo más interesante? siempre haces lo mismo!! XD espero que no tardes en seguirla!

Creu dijo...

Pues lo cierto es que voy por la tercera versión de la continuación. Las escenas de acción que siempre me dan problemas. Espero tenerlo para el lunes o el martes (si la feria de Almería lo permite).

Mi Feevy: Blogroll