viernes, 31 de octubre de 2008

El maestro (Tiempo de Perros VIII)

El rubio la ha cagado, pero bien cagada. Está rodeado por una horda de sectarios, intentado llegar a una especie de altar. Es una situación ridícula, parece un león acosado por un montón de gacelas. A cada golpe suyo, rueda alguno por el suelo, herido o muerto. Pero los otros no ceden y hasta el león más fuerte cae debajo de una estampida. Lo cual, por cierto, no me importa una mierda. En mi lista de prioridades, no aparece por ninguna parte el jugarme el culo por un psicópata. Solo espero que Sandra tenga el suficiente buen juicio como para mantenerse a cubierto.

La situación es clara hasta para el más tonto. Están invocando algo, probablemente más desagradable de lo que ellos mismos piensan. Y piensan usar a la chica como sacrificio. Lo cual es una muy mala idea. No se de donde han sacado a esa chica pero no es normal. Como Carrasco-Rodríguez no entre ya, esto va a ser un infierno. El jefe da la orden “Rodríguez, entre ahora”. La respuesta me hiela la sangre “Estamos en camino”. ¿En camino? Me cago en dios y en su puta madre, dijo que estaba en posición. ¿Es que no va a hacer nada al derecho? Oigo música, así que toca bailar. Al menos me traje un par de juguetes de la bolsa de Sandra. Y se los pienso meter a alguien por el culo.

Salimos de estampida hacia el altar, intentando rodear la pelea del rubio. Veo venir a un par hacia nosotros. Dos tiros, dos muertos. Que nadie me acuse de malgastar munición. Pero los tiros ponen en guardia al resto y veo como un grupo mas numeroso intenta interceptarnos. Disparo todo lo rápido que puedo, pero son demasiados. Un cuchillo atado a un palo me golpea en la frente. No veo nada. Joder. Un golpe en el estomago y me voy al suelo empujado por alguien. Recupero la vista, y veo la cara del animal que tengo encima. El brazo del arma lo tengo libre. La munición explosiva hace que me ponga perdido de sangre y sesos cuando le vuelo la cabeza. Cuando me levanto, no doy crédito a mis ojos. El jefe esta rechazando el ataque con una lanza en cada mano. Parece el puto Darth Maul. Quien iba a decir que era un tipo de acción. Me levanto lo más rápido que puedo. Desde mi posición veo como el cabrón del sacerdote levanta el cuchillo y, antes de que pueda apuntarle, suena un tiro y cae encima del altar. Dos tiros más y la chica queda libre. Sangre en el altar. Mal royo. La gente queda en suspenso unos segundos. Veo la neblina formándose cerca de la puerta. Y entonces estalla la histeria. Tipos con las caras desencajadas se lanzan de nuevo a por nosotros. El jefe aguanta bien. Pero alguno se acerca de más y paga su osadía con un tiro a quemarropa. No he aguantado todo este tiempo para acabar destripado por un pardillo con un cuchillito de mierda.
Mas allá del muro humano que nos retiene, la cosa se esta poniendo interesante. Interesante de cojones. Alcanzo a ver unos hombros y una cabeza enormes, con una espada que hace juego. Alguien le está disparando. Distingo un fusil en ráfagas de tres disparos, una uzi en automático y una pistola; eso son Sandra, el mamón de Pardo y alguien que se ha colado en la fiesta. Al bicho le saltan trozos y parece que le mosquea. Levanta la espada, joder, le va a dar al techo… Entonces noto el estruendo, fuera esta lloviendo y las gotas caen sobre el techo como si quisieran romperlo. La espada baja y destruye un trozo de pasarela y parte del muro. Veo una figura saltar del trozo desaparecido, Sandra. Luego el resto de la pasarela cae y veo dos figuras saltar o caer. Adiós a nuestro grupo de fuego. Un cansancio enorme me invade, me quedo como sordo. Un hombre abre la boca, gritando, pero no le oigo. Observo su cara mientras levanto el arma. Podría ser la de cualquiera. “¿Imaginabas de pequeño que tu vida acabaría así?” Le pregunto a su rostro cuando disparo. Su cara desaparece en un caos de sangre y huesos.

“Vamos a entrar” Suena en mi comunicador. Sigo sin oír la pelea. El comunicador debe estar amortiguando el sonido. “¿Por donde?” Le chillo al micrófono. Pero no obtengo respuesta. Miro las paredes intentando adivinar por cual entrara Carrasco. La puerta cae con un estruendo que ni el comunicador logra amortiguar. Joder, por la puta puerta. De boca hacia el bicho. Hay que ser gilipollas. Todo va condenadamente lento. Veo la espada subir y bajar. “Líder ha muerto”. Dice alguien por el comunicador. Líder es Carrasco. “Pues que le den”. Respondo; “cúbranse y hagan fuego contra el bicho con todo lo que tengan”. Ahora me toca a mí.

Lo primero es apresar a la chica, la veo bajando del altar como atontada. “Unidad 32 diríjase al altar hay que capturar al objetivo”. “No puedo, estoy copada” Me responde Sandra. Joder que día. Veo a un tipo de negro en el altar. Esta cogiendo el cuchillo. Como complete el sacrificio la cagamos. Apunto con cuidado y disparo. La bala le atraviesa como a un holograma. Mierda, ¿Cómo ha cogido el cuchillo? Quizá solo es intangible a ratos. Tengo que dispararle cuando vaya a matarla, eso solo me da una oportunidad. Pienso en los cuchillos del rubio. He visto ese tipo de cuchillo antes. Sirven para matar fantasmas. Pero el rubio no es capaz de avanzar.

Ha llegado la hora de usar los juguetes de Sandra. Saco la primera granada y la lanzo en mitad del grupo que rodea al rubio. Son granadas ofensivas, sin metralla, no creo que le hagan nada. Veo como saltan los sectarios que rodean al rubio, era lo unico que le hacia falta. Coge impulso y se lanza hacia el altar arrasando con los que intentan cortarle el paso. El tipo de negro se acerca a la chica por la espalda. Alza el cuchillo y una rata enorme le salta a la cara. Intento apuntarle pero se mueve demasiado. Agarra a la rata y la estampa contra el suelo. Apunto y disparo. Siento un golpe en el brazo y me tambaleo. Joder, tengo a uno sujetándome el brazo. Le pego una patada en la ingle, suelta la mano y le disparo en la cabeza. Otros dos intentan clavarme sus cuchillos. Por encima de ellos vislumbro al de negro. Tengo que pararlo, disparo hacia el, pero mis balas lo atraviesan sin hacerle daño. Ruedo para librarme de los que me acosan. Veo bajar el cuchillo. “¡NOO!” Chillo, pero alguien se ha interpuesto. Es la rusa y tiene el cuchillo clavado. Le veo levantar un revolver. El tipo la mira sorprendido. Bang, suena, y esta vez si salta la sangre. El rubio esta casi al lado. Disparo rápidamente para librarme de mis adversarios y cuando vuelvo de nuevo la cabeza el de negro ha desaparecido y el rubio esta sujetando a la rusa.

De golpe la lucha cesa a nuestro lado. La gente tira sus armas, o se tira directamente al suelo. Parecen aterrados. Pero el bicho sigue atacando. Le faltan muchos trozos, pero todavía aguanta. Cambio el cargador y empiezo a dispararle yo también. Veo como el rubio intenta pasar por debajo de sus piernas con la chica al hombro, como si fuera un saco. Cuando esta justo debajo corta las piernas con sus cuchillos. El monstruo cae. Pardo corre tras el. Podría ordenar que les detuvieran, pero ya hemos tenido demasiadas bajas.

Los hombres entran en tropel, obligando a la gente a tumbarse en el suelo. Todo el mundo grita “Al suelo, al suelo” “Manos y piernas separadas, donde yo pueda verlas” debería dirigirles pero estoy muy cansado. Me acerco a donde cayó la rusa. Todavía tiene el revolver en la mano. “Era valiente” digo, a nadie en concreto. Sandra está a mi lado. El jefe se dirige hacia nosotros. Cuado llega me dice “Vas a encargarte de esta operación a partir de ahora. Los jefes quieren la cabeza del tipo que lió esto. Se le conoce como el Maestro”. ¿Con quien puedo contar? Le pregunto. “Con toda la organización de Carrasco” y añade “Es tuya ahora”. Me han ascendido, los muy hijos de puta me han ascendido. Oigo el aviso de mensaje. No lo leo, ¿para que? Tengo demasiado trabajo. Empiezo a organizarlo.

Ir al índice

4 comentarios:

BarakKhazad dijo...

ooooooooohhhhrrrrr, caaaaabrón!!! buenisima escena de acción para antes de irme a la cama! :-D gracias!!!
pobre carrasco, no me caía tan mal... pero bueno, estaba condenado :-)
jejeje
los ascensos siempre son así, no? como en la edad media. razón: defunción del predecesor. pues buena es :-)

sigue metiendo caña, Creu :-)

pon dijo...

Joooder, yo que había visto que publicabas y esperé al finde para leerlo tranquila, y de tranquila nada, vaya speed!!!!
Pobre la rusa que me caía bien. Qué asco de bicho. Y ahora jefe?? Boss total???
Esto promete aún más si cabe.

Strawberry Roan dijo...

Pues vamos a ver qué tal le sienta el ascenso, que todos sabemos que cuando uno tiene el poder nos podemos volver unos hijos de puta.
Creu, tu historia es muy buena. Vamos a ver qué pasa ahora. ¡No nos hagas esperar mucho!
Saludos

LINIERS,"EL BARRIO QUE NO QUIERO" dijo...

HOLA...Estamos invitando a participar de la campaña de lucha contra la pornografia infantil en internet. En nuestro blog: http://liniersasinotequeremos.blogspot.com/
encontrarás el logo para poner en tu blog. Gracias de antemano.
Pd: si te gusta nuestro material podes votarnos en 20 blogs categoria mejor blog latinoamericano.
Saludos. EL EQUIPO DEL BLOG.

Mi Feevy: Blogroll