martes, 9 de octubre de 2007

Héroes (2) ► La Revolución Cubana

^
Ernesto Guevara nació, muy probablemente, el 14 de mayo, y no el 14 de junio, de 1928 en Rosario, provincia de Santa Fe (Argentina). De buena cuna, tanto la familia de su padre como la de su madre pertenecían a la clase aristócrata, vivió entre Caraguatay y Buenos Aires los primeros años de su vida, mudándose luego a Córdoba, lugar con condiciones más apropiadas para su severa afección asmática, que le marcó la infancia y la adolescencia, haciendo de él un apasionado lector y jugador de ajedrez. Salgari y Verne fueron sus primeros referentes aventureros. En poesía, Baudelaire y Neruda, y en filosofía, prefirió el existencialismo de Sartre, Kafka y Camus. Durante sus últimos años de adolescencia quedó patente su actitud rebelde y su postura ideológica antiimperialista por encima de todo.

Los siguientes años, desde 1947, Ernesto Guevara los dedicó a su carrera de medicina, a jugar al rugby, a leer, y a escribir sus diarios filosóficos. Empezó a mostrar interés en las ideas marxistas y la filosofía social. Siguieron sus viajes, a dedo, en bici, o en motocicleta, junto a sus amigos Alberto Granado y Carlos "Calica" Ferrer (ver Diarios de Motocicleta, película del 2004), que le llevaron a recorrer toda Latinoamérica, descubriendo las profundas heridas históricas y los problemas sociales del continente, causados por la enorme corrupción política de las dictaduras, las desigualdades económicas, y la necesidad de una reforma agraria radical. Fue entonces cuando decidió que deseaba tomar una parte activa en la tarea de cambiar el mundo.

Guevara se unió en 1955, en México, al Movimiento 26 de julio, creado en el 53 por un grupo de nacionalistas cubanos de ideología antiimperialista-democrática basada en las ideas de José Martí y de corte anticomunista, que planeaban organizar una guerrilla para derrocar al dictador Batista. Entre ellos destacaban los hermanos Raúl y Fidel Castro. Al poco tiempo, Hilda Gadea, la amada de Guevara, quedó embarazada, y se casaron, naciendo su hija en febrero del 56. Los entrenamientos de la guerrilla se iniciaron en breve, y tras ser arrestados por la policía mexicana y pasar varios meses en la cárcel, consiguiendo posteriormente su liberación, el 25 de noviembre de 1956, 82 hombres entre los que se encontraban Ernesto Guevara, Fidel Castro y Camilo Cienfuegos, partieron hacia Cuba en un yate llamado Granma.

Tras una accidentada travesía de siete días, el Granma encalló en las costas de Cuba el 2 de diciembre, dos días más tarde de lo planeado. La guerrilla rebelde se vio obligada a abandonar en el barco la mayor parte de municiones, alimentos y medicinas. El retraso impidió que un alzamiento popular organizado por Frank País, en Santiago de Cuba dos días antes cumpliera su objetivo de distraer a las tropas de Batista para facilitar el desembarco de los guerrilleros. Separados, perdidos y perseguidos, los expedicionarios sufrieron una seria derrota inicial en Alegría de Pío, debido a la cual poco más de 20 hombres pudieron llegar a la Sierra Maestra, cordillera del sudeste cubano. Desde allí, empezó una ardua campaña de reclutamiento y reagrupamiento, concienciación del pueblo y acuerdos con diversos grupos partidarios del derrocamiento de Batista que se unieron a los rebeldes, al tiempo que las posturas de los líderes se tornaron más radicales y las acciones de la guerrilla se recrudecían.


Después de numerosas batallas y escaramuzas victoriosas, Fidel comprendió que las acciones debían dividirse de forma que pudieran seguir hostigando desde Sierra Maestra, y a la vez hacerse con el control de Santa Clara, clave para el camino hacia La Habana. Guevara, que ya era conocido como el Ché por su nacionalidad argentina y el uso continuado de esa palabra, fue nombrado Comandante de la Cuarta Columna (en realidad era la segunda, pero se nombró así para confundir al enemigo). El Ché y Cienfuegos partieron a pie hacia el centro de la isla, a la región de Escambray, desde donde iniciaron una etapa ofensiva que concluyó con la toma de Santa Clara el 28 de diciembre de 1958. En Nochevieja, las tropas rebeldes tomaron el tren blindado que el gobierno había enviado para fortificar La Habana, con lo que Batista decidió huir hacia Santo Domingo. Las tropas del Movimiento 26 de julio comandadas por el Ché y Cienfuegos entraron en La Habana, y simultáneamente Fidel entró victorioso en Santiago de Cuba, declarándola capital provisional.

Los rebeldes instauraron un nuevo gobierno revolucionario en los primeros días de 1959, cada vez más influido por las posturas comunistas de Raúl Castro y el propio Ché, quien fue Ministro de Industria, siempre bajo el liderazgo de Fidel como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Durante los siguientes años se produjo una polarización interna del gobierno. Se mantuvieron contactos con países vecinos de Latinoamérica, creando lazos con guerrillas insurgentes antidictatoriales en varios lugares. El Che viajó por los países comunistas estableciendo relaciones diplomáticas, acuerdos comerciales con la URSS y China, así como de intercambio tecnológico y científico. El acercamiento con la URSS y el evidente carácter comunista tomado por el gobierno cubano, se ganaron la antipatía de EEUU, en plena Guerra Fría. Y al mismo tiempo, se produjo un éxodo masivo de ciudadanos cubanos adinerados que fueron a establecerse en Miami, recibiéndolos los EEUU con los brazos abiertos.

El 3 de enero de 1961, en una de las últimas medidas de su gobierno antes de entregar el poder a John F. Kennedy, el presidente Eisenhower cortó las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba. El enfrentamiento abierto era inminente. El 17 de abril de 1961 se produjo la invasión de Bahía de Cochinos desde Nicaragua por una fuerza formada principalmente por grupos cubanos anticastristas entrenados en Guatemala, con el beneplácito del dictador Somoza y el apoyo abierto de la CIA. El desembarco fue repelido y controlado rápidamente por el ejército cubano. La CIA le pidió entonces al presidente Kennedy, recién asumido el cargo, la intervención abierta de EEUU con la Fuerza Aérea, pero este se negó. Por esta razón la comunidad cubana anticastrista en Estados Unidos sostuvo públicamente que el presidente Kennedy era un traidor. El fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos causó el despido del director de la CIA, cuyo nuevo dirigente, J. McCone, estableció un gigantesco programa llamado "Operación Mangosta" con el fin de organizar actos de sabotaje, terrorismo, asesinatos de los líderes cubanos, ataques militares e infiltraciones que desestabilizaran al gobierno cubano y lo llevaran al colapso. Como respuesta, a fines de junio de 1962, la Unión Soviética y Cuba tomaron la decisión de instalar misiles atómicos en Cuba, tratado en el cual el Ché tuvo una intervención activa, entendiendo que ese era el único modo de disuadir a EEUU de invadir Cuba, además de suponer para las relaciones soviético-estadounidenses un paso más en la Guerra Fría. El hecho desembocó en la llamada Crisis de los Misiles de Cuba que puso al mundo al borde de la guerra nuclear y finalizó con un dificultoso acuerdo entre Kennedy y Jruschov, ambos presionados por los sectores belicistas de sus respectivos países, por el cual EEUU se comprometió a no invadir Cuba y retirar los misiles que tenía instalados en Turquía apuntando a la Unión Soviética, y ésta a retirar los misiles cubanos.

El pensamiento fuertemente internacionalista del Ché le llevó a apoyar revoluciones antiimperialistas en distintos países, promoviendo experiencias guerrilleras en Guatemala, Nicaragua, Perú, Colombia, Venezuela y Argentina. Todas ellas fracasaron, pero en algunos casos sentaron las bases de futuros movimientos guerrilleros, como el Frente Sandinista de Liberación Nacional. Esta posición llevó a un fuerte enfrentamiento del Ché Guevara con los partidos comunistas de América Latina, que en general no aprobaban la estrategia de lucha armada generalizada que él proponía, defendiendo el modelo soviético de la coexistencia pacífica. A finales de 1964 Guevara decidió dejar el gobierno para encabezar el envío de tropas cubanas a otros países con el fin de apoyar los movimientos revolucionarios en marcha. La República Democrática del Congo, ubicada en el centro de África y con fronteras con nueve países, se le aparecía al Che como un gigantesco foco desde el que se podría irradiar la revolución a todo el continente. A principios de 1965 le escribió una famosa carta a Fidel Castro renunciando a todos sus cargos y a la nacionalidad cubana que se le había otorgado, y anunciando su partida hacia «nuevos campos de batalla». Es en esa carta donde aparece, en la firma, la frase «hasta la victoria siempre». Pocos meses después, el Ché Guevara había desaparecido de la vida pública y su paradero era desconocido.

La participación cubana en la rebelión congoleña fue un completo y rotundo fracaso. Tras una campaña de nueve meses en los que sufrieron diversas derrotas y el cese del apoyo de Tanzania, el Ché, que luchó personalmente en el frente junto a sus tropas, se vio obligado a una retirada forzosa. Tres días después de que Guevara abandonara el Congo, Joseph Mobutu tomaba el poder mediante un golpe de Estado instalando una dictadura que duraría treinta años.

Tras unos meses en Praga de inactividad guerrillera y reflexión filosófica, bajo una identidad femenina, el Ché decidió establecer un foco de acción revolucionaria en Bolivia con el apoyo de Fidel. Deseaba extender desde allí los principios revolucionarios por el continente sudamericano, con la esperanza de que la guerrilla se instalara también en su Argentina natal. En noviembre de 1966 Guevara se instaló en una zona montañosa de Bolivia junto a otros 46 guerrilleros entre los cuales se encontraba Tania, comunista argentina-alemana a quien el Ché había conocido en su viaje a la RDA, y tomaron el nombre de Ejército de Liberación Nacional de Bolivia (ELN), o Guerrilla de Ñancahuazú. Las acciones armadas contra el ejército del General René Barrientos comenzaron en 1967. En agosto la CIA envió dos agentes cubano-norteamericanos a la caza del Ché, cuando su grupo ya estaba muy debilitado tras haber sufrido numerosas bajas. El 31 de agosto el ejército regular emboscó a la segunda columna en Vado del Yeso, cuando cruzaban el río; murieron todos, Tania entre ellos, menos uno. Sus cuerpos fueron expuestos como trofeo y enterrados después clandestinamente.

El Ché, gravemente afectado por el asma y sin medicamentos, al frente de los 17 supervivientes tras las distintas escaramuzas, era cercado por el ejército boliviano y los nuevos rangers entrenados por la CIA. Tuvieron que huir hacia la montaña, en dirección al caserío de La Higuera, pues el camino que seguían por el río estaba cortado. El 8 de octubre, cuando trataban de retomarlo, fueron sorprendidos en la Quebrada del Yuro. El Ché Guevara ordenó dividir el grupo en dos, enviando a los enfermos delante y quedándose con el resto a enfrentar las tropas del gobierno. Harry Villegas "Pombo", uno de los cinco supervivientes, relató así ese momento crítico:

Yo pienso que él pudo escapar. Pero traía un grupo de gente enferma que no se podía desplazar a la misma velocidad que él. Cuando el ejército comienza la persecución, decide pararse y dice a los enfermos que sigan. Entretanto el cerco se va cerrando. Sin embargo, los enfermos logran salir. O sea el enemigo fue más lento que los enfermos. A los que venían en la persecución directa, el Che los aguanta. Cuando él va a continuar, el cerco se cerró y entonces se produce el enfrentamiento directo. Pero si él hubiese salido con los enfermos, se habría salvado.

Tras tres horas de combate Guevara resultó herido en una pierna y capturado junto a otro compañero, mientras que tres de sus hombres perdieron la vida en el cerco. Otro fue malherido y murió al día siguiente, cuando el ejército boliviano capturó a un compañero más. Otros cuatro guerrilleros fueron perseguidos y murieron en el Combate de Cajones cuatro días después. Los seis guerrilleros que habían ido delante, entre los que se encontraba Harry Villegas, lograron escapar. El ejército los persiguió abatiendo a uno de ellos, pero los cinco restantes lograron finalmente salir de Bolivia hacia Chile, gracias a la ayuda del Partido Comunista Boliviano y del entonces Senador Salvador Allende.

Trasladado a La Higuera junto con su compañero, el Ché fue recluido hasta la mañana del 9 de octubre de 1967. El gobierno boliviando difundió la noticia de que había sido muerto el día enterior en combate. El presidente Barrientos dio la orden de asesinar al Ché, y el agente de la CIA Félix Rodríguez la transmitió a los oficiales bolivianos. El Ché había acudido a Bolivia para liberar al pueblo oprimido, para sembrar ideas de libertad y justicia, para apoyar a ls campesinos y los marginados bolivianos. Y fueron los soldados bolivianos los que ejecutaron, con rifles pagados por los Estados Unidos, a quien había acudido en su ayuda.

Su nombre ardió como un pajar
y la ceniza se esparció,
un viento fiero la tomó,
por los caminos la llevó.

Y en cada sitio de la tierra
donde por él veló un pastor,
donde un obrero lo leyó
y un estudiante lo escuchó
y un campesino le siguió
creció el silencio ante su nombre.

Y así es que vuelve a combatir
el Ché en la lucha de los hombres.

Él es tal vez un muerto más
pero su rayo relumbró
cuando la ráfaga cortó
su sangre en dos lagos iguales.




El 9 de octubre es, por tanto, también un día para recordar a otro héroe caído. Pero no para llorarle desde la distancia, e idolatrarlo cual quinceañeros (demonios hay muchos, pero ángeles, pocos... todos los personajes históricos tienen sus aspectos positivos y los negativos, y el Ché desde luego no es una excepción), sino para seguir su ejemplo de forma madura, y combatir el imperialismo yanqui con los medios que están a nuestro alcance en aras de un sueño de libertad.

13 comentarios:

torrik dijo...

Joer, señor pupuru... su blog es un gran centro de cultura, en todos los aspectos... eres un ser totalmente único... Increible... si lo se no me leo la biografía del Che y me espero a leer el resumen... Y que decir de la banda sonora de su entrada... los pelos de punta... Gracias por este espacio para las letras de una humilde e inculta niña.

Un beso gordo

NUTXO dijo...

La verdad es q habia un monton de cosas que desconocia del che, realmente interesantes muxas de ellas, he leido esta entrada un par de veces xq la primera vez que la lei senti que me dejaba cosas, xo supongo q era falta de atencion... sorry!!
Bueno una vez releida lo dicho q e descubierto unas cuantas cosas que no sabia, o que no recordaba!
Mi papa siempre dice que al Ché lo mato Fidel...!!
Thanx x culturizarnos un pokito mas
besos!

Torri, mi mama tb se ha leido la bio del che, de una coleccion q tenemos, yo en cambio preferi leerme la de jhon Lennon, cada uno tira xa lo suyo jeje

BarakKhazad dijo...

Torrik, fíjate si soy único, que soy único en mi especie XD inauguro el género de los Pupurus XD es broma. Naaah. Esa es la cosa, ¿no? Para ser feliz hay que compartir...
Y eso hago. Para eso abrí la Cámara. Para compartir mis cosas con los demás y que los demás compartieran las suyas conmigo.
Te gusta Carlos Puebla?

Nutxo, tu padre tiene razón... La guerrilla de Bolivia la resumí mucho xq la entrada se estaba eternizando y temía que nadie la leyera, y como por lo que es famoso el Ché es por la revolución cubana... pues eso.
Pero vamos, que sí, Fidel sabía perfectamente en qué condiciones combatía el Ché en Bolivia. Varias veces le enviaron mensajes explicando lo precario de la situación, pidiendo refuerzos porque tampoco podían huir. Pero Fidel estaba demasiado cómodo en La Habana, en su sillón, donde siguió sentado los siguientes 40 años...
Él no apretó el gatillo, no fusiló al Ché. Pero claro que lo dejó morir.

... Es un rasgo común en los dictadores, ya sean de izquierdas, o de derechas... Franco se encargó de que los que le hacían sombra sufrieran fatales accidentes aéreos. Montones de Papas y de Dalai Lamas murieron envenenados "misteriosamente" a lo largo de los siglos... Los socialistas y anarquistas también se mataron a tiros unos a otros en la Guerra Civil Española... Y Stalin hizo lo mismo con sus Camaradas rusos... ¿sabes lo que pasó con Leon Trotsky?

Yo te culturizo lo que quieras sobre la revolución cubana, siempre que tú me sigas culturizando sobre música :)
para eso estamos.

Wild Runner dijo...

Vaya pedazo de entrada que te has currado. Yo siempre he preferido la revolución al estilo Ghandi, pero por supuesto que las ideas que defendía el Ché me parecían y me siguen pareciendo dignas de luchar por ellas.

Sobre la relación Castro-Ché, ahí habría mucho que decir. Yo apenas sé nada, pero leí que el Ché se marchó de Cuba porque la misión con la que habían empezado era hacer la revolución al estilo Marxista: primero hacerse con el gobierno y después soltarlo para que gobernase el proletariado (el pueblo, vamos). Sin embargo a Castro el poder le gustó y la prueba está en que aún sigue pese a que está moribundo.

El Ché no estaba contento con ese nuevo giro y decidió pirarse a otros sitios.

PD: De los comentarios de Rajoy no hablas??? XDDDD

BarakKhazad dijo...

Yo me va por épocas la verdad. De ideología me siento más cercano a Gandhi, pero luego a la hora de la verdad tiendo más a tirarme al monte, como las cabras. O sea, más cercano al Ché... No sé...

El rollo es que el M-26-7 se inició como anticomunista, que conste! Pero Raúl Castro, el hermano de Fidel, fue volviéndose cada vez más comunista. De hecho al principio Fidel quedó como Jefe de las Fuerzas Armadas y ya, pero pusieron un gobierno supuestamente sindicalista y tal. Luego, cuando el movimiento se vio más influido por el Ché y otros sectores más duros, quitaron a esos Ministros y se pusieron ellos. El Ché fue Ministro e hizo cosillas y se dedicó a viajar para conseguir pactos, muy favorables para ellos en su momento. Pero quería más, sí. En el fondo lo que siempre qusio fue "liberar" su Argentina. En Cuba se sentía cual león enjaulado. Por eso renunció a su ciudadanía y se fue a combatir para seguir diseminando la semilla con la esperanza de que algún día arraigara en la Pampa.

Está claro.

Ah, por cierto. Fidel no está moribundo. Está muerto.
Y ya hace tiempo.

Y de los comentarios de Rajoy no hablo, porque no me parecen noticia, y cada vez estoy más harto de los periodistas españoles, incluidos los menos malos.
No me parece algo ni alguien digno de perder mi tiempo comentándolo, allá él quien quiera perder su tiempo votando a semejante payaso de circo.

Anónimo dijo...

El Che sido por decadas la consigna propagandistica de la Cuba Castrista. Con el aniversario de la muerte del "Che" y la publicacion de dos biografias del "Che", provocó una explosion de escritos y comentarios sobre la figura del legendario personaje, desgraciadamente muchos de ellos favorables sobre su persona. Olvidando el hecho de que el "Che" Guevara fue un frio asesino, que llevo a decenas de individuos a morir frente al paredon de fusilamiento, despues de recibir juicios espureos y sin las mas minimas garantias para los acusados, y algunos como el Teniente Jose Castano, fusilado sin juicio por ordenes expresas del "Che". A favor de Ernesto "Che" Guevara se puede decir que era un hombre dedicado por entero a sus ideales, dispuesto al sacrificio, aun el de su propia vida para promover esos ideales. Que era indiscutiblemente consecuente con lo que el enarbolaba. Una especie de asceta, duro consigo mismo y sus colaboradores, rudo e intolerante. Pero es bueno resaltar que Adolfo Hitler tambien fue consecuente con sus ideas, muriendo en su Bunker de Berlin, no tratando de huir y escapar como mucho de sus colaboradores. No es que pretenda poner en el mismo nivel los horrores cometidos por Hitler, con los asesinatos y abusos del "Che", sino resaltar el hecho de que el que una persona este dispuesta a morir por sus ideas, no convierten a esas ideas en beneficiosas para los pueblos. En Cuba el "Che" contribuyo a implantar un regimen que negaba, y aun niega los mas elementales derechos del ciudadano. Fue el maximo propulsor del llamado trabajo "Voluntario". Cuando a una persona se le obliga a trabajar en contra de su voluntad sin ser recompensado por su trabajo, a esa persona se le ha sometido a una especie de esclavitud. En la Cuba Castrista, todo el mundo sabe que el llamado trabajo voluntario, es en realidad obligatorio. Los cientos de miles y hasta millones de compatriotas que fueron forzados al trabajo esclavo, fueron victimas de las ideas del "Che". A pesar de todo lo que se escriba del "Che" tratando de engrandecer su figura, el hecho irrebatible es que el "Che" fue en casi todo lo que emprendio un total y absoluto fracaso. Fue un valiente, astuto y capaz lider guerrillero, dentro las circunstancias peculiares del caso cubano, donde su famosa marcha invasora de la Sierra Maestra en la provincia de Oriente, hasta la Sierra del Escambray, cruzando por la provincia de Camaguey, zona plana y mayormente descampada, se logra no a base de un barrage de balas y disparos, sino de una andanada de billetazos con los que se soborno a las corrompidas guarniciones del ejercito de Batista. Como Ministro de Industrias, fue un incapaz, creando decenas de fabricas donde las maquinaria, muchas de ellas quedaron oxidadas en los almacenes. Proyectos que endeudaban a la nacion con creditos a largo plazo por el costo de las maquinarias, para despues encontrarse con que no habia la materia prima que se requeria para fabricar el producto ni dinero para comprarla. Fue ineficaz como guerrillero en el Congo donde fue derrotado por un grupo de "Mercenarios", terminando en Bolivia, siendo aplastado por un ejercito de escasa preparacion, no habiendo recibido la cooperacion de las masas campesinas a las que el pretendia "liberar". Cuando unico la figura del "Che" crece, es cuando se compara a la de Fidel Castro. El "Che" abrazo al Marxismo, nefasto e ineficaz en su propia naturaleza, pero al menos puso su vida y su conducta para promover ese ideal. Fidel Castro en contraste, se abraza a si mismo. El ideal de Fidel es Fidel. El poder ilimitado e indefinido y su sueno de grandeza con complejos napoleonicos y de Julio Cesar. El Socialismo, el Marxismo-Leninismo, todo eso no son mas que instrumentos que sirven para obtener el unico objetivo que importa. El convertirse en arbitro absoluto de los destinos de Cuba y en poder proyectarse mas alla de los estrechos confines de la pequena isla. Que pensara el "Che" si desde el mas alla, pudiera observar lo que ha acontecido desde su muerte. La caida del muro de Berlin, "las "masas" destruyendo a martillazos el odiado simbolo, el desmoronamiento del bloque sovietico, la China comunista implantando medidas capitalistas, en Cuba los rapaces capitalistas de Espana, Canada y Mexico explotando a una masa obrera docil y obediente y para terminar con la tremenda ironia, los "Capitalistas/sociatas" haciendo dinero y obteniendo ganancias de su memoria, vendiendo CD's y camisetas con su figura y su nombre. Mientras, Fidel Castro continua con sus hipocritas discursos enarbolando su memoria en su intento por reavivar el fervor revolucionario de un pueblo que ya no tiene la mas minima fe en las promesas del Maximo lider y que aborrece el sistema por el que murio el Che y que tan solo ha traido, al pueblo de Cuba escacez y carencia de libertad.

Álvaro Vargas Llosa ha escrito una sombría, triste y reveladora descripción de los crímenes cometidos por el Comandante Ché Guevara. Ser uno de los ídolos y mártires de la izquierda no es cosa fácil, hacen falta asesinar muchas personas para alcanzar tan adorada distinción, que normalmente viene acompañada de franelas y tatuajes con la respectiva cara impresa en ellas. El artículo es largo, así que sólo traduzco algunos fragmentos, para que aquellas almas descarriadas que usan la franelita del Ché, celebran su cumpleaños o quieren llamar a su hijo "Ernesto" en honor al asesino despiadado, sepan algunas de las cosas que este "caballero" hizo en vida:

Guevara puede haber estado enamorado de su propia muerte, pero estaba mucho más enamorado de la muerte de otras personas. En abril de 1967, hablando por experiencia, Guevara resumió su idea homicida de justicia en su "Mensaje a la Tricontinental": Odio como elemento de lucha; odio inquebrantable por el enemigo, el cual empuja al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, convirtiéndolo en una efectiva, violenta, selectiva y despiadada máquina asesina (...) Aunque su antigua novia Chichina Ferreyra duda que la versión original del diario de su viaje en motocicleta contenga la observación: Siento dilatarse mis fosas nasales saboreando el acre olor a pólvora y a sangre de enemigo, Guevara sí compartió con Granado a tan temprana edad esta exclamación: ¿Revolución sin disparar un tiro? Estás loco. En otros instantes, el joven bohemio parecía incapaz de distinguir ligereza de la muerte como un espectáculo y la tragedia de las víctimas de la revolución. En una carta a su madre en 1954, escrita desde Guatemala, donde fue testigo del derrocamiento del gobierno revolucionario de Jacobo Arbenz, Guevara dijo: Fue una diversión total, con todas aquellas bombas, discursos y otras distracciones que rompían la monotonía en la que estaba viviendo

Pero no todo fueron palabras y discursos, lamentablemente:

En enero de 1957, tal como lo indica su diario de La Sierra Maestra, Guevara le dio un tiro a Eutimio Guerra porque le sospechaba de pasar información: Terminé el problema con una pistola calibre .32, en el lado derecho de su cerebro (...) sus pertenencias eran ahora mías. Luego mató a Aristidio, un campesino que expresó el deseo de irse cuando los rebeldes llegaran. Aunque se preguntaba si esta víctima en particular era suficientemente culpable para merecer la muerte, no tuvo escrúpulos en matar a Echevarría, hermano de uno de sus camaradas por crímenes indeterminados: tenía que pagar el precio. Otras veces, simularía ejecuciones sin llevarlas a cabo en realidad como método de tortura psicológica

Hechos aislados, sin embargo, no lo levantarían al pedestal de ídolo y mártir socialistas. Para eso, se debe ser asesino en masa. Guevara fue hecho jefe de la prisión de La Cabaña, San Carlos de la Cabaña. José Vilasuso perteneció al cuerpo encargado de los procesos sumarios:

El Ché estaba encargado de la Comisión Depuradora. El proceso seguía a ley de la Sierra: había una corte militar y las instrucciones del Ché para nosotros eran que debíamos actuar con convicción, queriendo decir con esto, que ellos eran todos unos asesinos y que la manera revolucionaria de proceder era ser implacable. Mi superior directo era Miguel Duque Estrada (...) Las ejecuciones se llevaban a cabo de lunes a viernes, en medio de la noche, justo después que la sentencia era entregada y confirmada automáticamente por el cuerpo de apelaciones. En la noche más espantosa que recuerdo, siete hombres fueron ejecutados

Vargas Llosa se pregunta,

¿Cuántas personas fueron asesinadas en La Cabaña? Pedro Corzo ofrece una cifra de alrededor de doscientas, similar a la dada por Armando Lago, (...) que ha recolectado una lista de 179 nombres como parte de una investigación de ocho años sobre las ejecuciones en Cuba. Vilasuso me dijo que cuatrocientas personas fueron ejecutadas entre enero y finales de junio de 1959 (momento en el cual el Ché dejó de estar a cargo de La Cabaña) (...) Félix Rodríguez, un agente de la CIA que formaba parte de equipo encargado de cazar al Ché en Bolivia, me dijo que él confrontó al Ché después de su captura con las alrededor de dos mil ejecuciones de las que había sido responsable a lo largo de su vida. Él dijo que todos esos eran agentes de la CIA y no se refirió a las cifras, recuerda Rodríguez. Las cifras más elevadas pueden incluir ejecuciones que se llevaron a cabo meses después que el Ché había cesado de ser el jefe de la prisión.
Es difícil saber cuántos de los nuevos terroristas etarras habrán encontrado inspiración y modelo para su conducta criminal en los dos personaje más populares y siniestros de la revolución cubana: Fidel Castro y el Che Guevara. Lo seguro es que ninguno de los dos, ni por sus discursos ni por sus actos, les convenció de que matar al prójimo es una cosa muy fea, que imponerse por la fuerza a todo un pueblo, varios millones de personas, mediante el destierro, la tortura, la cárcel y la muerte no es precisamente una epopeya, sino la síntesis de toda la abyección totalitaria del siglo XX, que tiene en el comunismo su cepa más antigua y resistente. Comunistas los cubanos y comunistas los etarras, lo suyo es un matrimonio por amor, como el de Bonnie y Clyde, pero también por interés, como el de Stalin por el oro del Banco de España, que Castro reeditó en Cuba con el inmenso expolio de los bienes españoles. Castro y el Che, el Che y Castro son dos modelos complementarios de terrorismo marxista-leninista. El tiránico, asmático y fotogénico aventurero argentino es el banderín de enganche de todas las bandas del tiro en la nuca. Representa la ferocidad juvenil que se revuelca en la violencia, la venganza que se permite un pelanas sobre la humanidad y la historia, con mayúsculas, a costa de las vidas minúsculas que pilla de por medio y que siega sin piedad. Jugar a morir en la ruleta rusa del terror es la forma ideal de justificar el asesinato del prójimo Al fondo de su deriva guerrillera, entre extática y frenética, se perfila borrosamente una vaga mitología a lo Acorazado Potemkim: masas corriendo enloquecidas por el terror, con los ojos desorbitados y la boca abierta, pidiendo un líder que les haga justicia a tiro limpio, matando a quien sea, pero cuantos más mejor. El líder, el libertador bis, es, naturalmente, él, Ernesto Guevara. Como mecanismo psicológico activador del crimen, hay en el Che, como en todo terrorista, una suerte de culto sadomasoquista al posible martirio propio, desgraciadamente compensado de antemano con el seguro martirio ajeno. Jugar a morir en la ruleta rusa del terror es la forma ideal de justificar el asesinato del prójimo. En Cuba y en Bilbao. El Che, como tanto cursi de izquierdas, tenía en la guerra civil española su motivo estético favorito. Aquella trágica y convulsa España, destrozada por el empeño de toda nuestra izquierda en fabricar un paraíso al soviético modo, era --todavía es para mucha acémila-- una mezcla de Utopía y La isla del tesoro, el Caribe de sus fantasías históricas. La madre del Che, una izquierdista enamorada de la Unión Soviética, fue quien le inculcó aquella mitomanía española, made in Komintern, con Guernica, las brigadas internacionales y la Pasionaria como estrellas fijas. Nunca fue más trucada una fotografía. La supuesta guerra antifascista de Stalin no fue sino un escarceo en sus relaciones con Hitler, culminadas en el pacto nazi-soviético. El Che firmó como ``Stalin II'' alguna pieza hedionda de su correspondencia, pero tropezó con un segundo Stalin de verdad, otro pistolero juvenil de buena familia llamado Castro, que finalmente se lo cargó mandándolo a morir a los Andes tras una temporada de muerto vivo en Cuba. Castro ha sido y es el anfitrión de todos los terroristas de izquierda del mundo desde la Tricontinental de La Habana, ya en los sesenta. Su identificación con ETA no es de ahora y sin duda va a ir a más, a mucho más. El apoyo a la banda es un mecanismo de presión contra el gobierno español para que pague el impuesto revolucionario, que se repartirán Castro y la ETA. Hemos de ver a García Márquez tocar la txalaparta.
PALABRAS DEL CHE, A LOS QUE LE CONOCIERON Y OTRAS FUENTES.
(1959 A Jose Pardo LLada)
"Si por mi fuera, mañana mismo lo mandaba a fusilar."
"Alla ustedes los que se bañan, porque yo, desde la Sierra Maestra, aprendi a mantener mi pestecita..."
" Hay que acabar con todos los periodicos, pues no se puede hacer una revolucion con libertad de Prensa. Los periodicos son instrumentos de la
oligarquia."
----------------------------
( 26 de junio 1961 en TV)
" Los trabajadores cubanos tienen que irse acostumbrando a vivir en un regimen de colectivismo y DE NINGUNA MANERA PUEDEN IR A LA HUELGA."
----------------------------
( 8 de Octubre 1967 en Bolivia)
" Soy el Che Guevara, no me maten. Les valgo mas vivo que muerto."
---------------------------
"No demoren las causas, esto es una revolución, no usen métodos legales burgueses, las pruebas son secundarias. Hay que proceder por convicción. Es una pandilla de criminales, asesinos. Además, recuerden que hay un tribunal
de Apelación." (La Cabaña 1959)
--------------------------
En el momento en que el gran espíritu rector dé el tajo enorme que divida toda la humanidad en sólo dos fracciones antagónicas, estaré con el pueblo, y sé, porque lo veo impreso en la noche, que yo, el ecléctico disector de doctrinas y psicoanalista de dogmas, aullando como poseído, asaltaré las barricadas o trincheras, teñiré en sangre mi arma y, loco de furia, degollaré a cuanto vencido caiga entre mis manos. Y veo, como si un cansancio enorme derribara mi reciente exaltación, cómo caigo inmolado a la auténtica revolución estandarizadora de voluntades, pronunciando el riera culpa ejemplarizante. Ya siento mis narices dilatadas, saboreando el acre olor de pólvora y de sangre, de muerte enemiga; ya crispo mi cuerpo, listo a la pelea, y preparo mi ser como a un sagrado recinto para que él resucite con vibraciones nuevas y nuevas esperanzas el aullido bestial del proletariado triunfante.
-- extraido del diario escrito al regresar de un viaje por sud america en 1952

-------------------
Publicado en el Excelsior, Mexico
http://www.excelsior.com.mx/9710/971005/exe04.html
LISANDRO OTERO
- II -
..."Poco tiempo después volví a encontrarme con el Che. La Casa de las
Américas celebraba uno de sus periódicos encuentros con la
intelectualidad latinoamericana.
Se organizó un gran banquete en su salón principal, dispuesto en mesas
redondas de ocho comensales cada una. Recuerdo al compositor Juan Blanco
y al poeta argentino Osvaldo Trejo entre los invitados que rodeábamos a
Ernesto Che Guevara.
Cuando comenzamos la cena el guerrillero argentino intentó cortar el
bisté que tenía ante sí con los cubiertos a su disposición, pero quizá
halló poco filoso el cuchillo porque extrajo una gigantesca navaja
rústica, la abrió y continuó comiendo, ayudándose de su arma. Durante la
noche el Che refirió anécdotas de la lucha guerrillera, del estilo de
vida agreste que practicaban en la Sierra. Lo más sorprendente vino
después, porque al terminar de comer limpió la grasa adherida a la hoja
frotándola repetidamente contra la manga de su uniforme, donde dejó una
mácula mugrosa, dobló la cuchilla y la devolvió a su bolsillo con la
mayor naturalidad del mundo, ante el asombro de los demás comensales.
Esas rupturas hacían simpático al Che porque se trataba de violaciones a
la circunspección de la cual estábamos hartos...."
-------------------
En el programa radial Ninoska a la una por WQBA en Sep. 15, 1997 el triunfador hombre de
negocios de la raza negra Luis Pons que reside en New York, dijo que Ernesto Guevara
habia dicho en un programa de la television cubana ante la pregunta:
?QUE PIENSAN HACER POR LOS NEGROS? " POR LOS NEGROS NO VAMOS
A HACER NADA, PUES NADA HICIERON POR LA REVOLUCION " El señor Pons
agrego que a su madre no le daban el pasaporte para salir de Cuba, por su color.



--------------------------------------------------------------------------------

TOMADO DEL LIBRO:¡Yo soy el Che! por Luis Ortega
...``Desde que el Che entra en La Cabaña, la fortaleza se convierte en prisión. Y el Che, insensiblemente, va elaborando toda una teoría del terror. ``--Hay que trabajar de noche --le dice a Duque Estrada, un abogado joven que se le había incorporado en Santa Clara. ``Y agrega: ``--El hombre ofrece menos resistencia de noche que de día. En la calma nocturna la resistencia moral se debilita. Haz los interrogatorios de noche. ``--Sí, comandante. ``--No hace falta hacer muchas averiguaciones para fusilar a uno. Lo que hay que saber es sí es necesario fusilarlo. Nada más. ``--Sí, comandante. ``--Mira, tenemos que establecer la pedagogía del paredón. ``--Sí, comandante. `` Después se enreda en una complicada disquisición sobre el aspecto jurídico: ``Debe dársele siempre al reo la posibilidad de hacer sus descargos antes de fusilarlo. Y esto quiere decir, entiéndeme bien, que debe siempre fusilarse al reo, sin importar cuáles hayan sido sus descargos. No hay que equivocarse en esto. Nuestra misión no consiste en dar garantías procesales a nadie, sino en hacer la revolución, y debemos empezar por las garantías procesales mismas.'' Pero el comandante no sólo es asesino, sino también torturador. ``Oscila entre el sentimentalismo y la crueldad. Y en la crueldad es refinado. Ya en la Sierra Maestra había inventado el procedimiento del fusilamiento simulado. Y en La Cabaña ese tipo de tortura se convierte en cosa corriente.'' Y como tantos revolucionarios de su estirpe, detrás del asesino y del torturador hay un tipo con una visión transcendente de sí mismo que, de principio a fin, trata de cuidar su posteridad. Es un actor de su propia tragedia. ``El extremo cuidado con que pule las frases revela todo lo que hay de teatral en él''...
``Guevara disfruta sus propios funerales a la manera romántica. Toda su infelicidad, todo lo que hay en él de infantil, se vuelca en estos gestos finales enderezados a atraer la atención sobre su persona utilizando recursos de propaganda''.``Si se va a un análisis frío de Guevara, y si se quiere hasta cruel, se puede llegar a la conclusión de que estamos frente a un escritor. Un escritor que ha sido capaz de responsabilizarse con el fusilamiento de 1,892 seres humanos con tal de poder atraer la atención hacia su prosa. Capaz de morir con tal de lograr algunos lectores. Porque la prosa de Guevara no llega a tener valor literario. Esa prosa, por sí sola, no se mantiene. Cualquier observador un poco sagaz puede ver en ella el afán de imitar el tono patético de Martí, sobre todo el Martí de la inmolación. Pero no puede llegar nunca. El tono de Martí está respaldado por una conducta apostólica. Guevara, en cambio, ha dejado tras de sí un reguero de cadáveres.''
Hace 40 años, un soldado boliviano de origen humilde, que vivía honradamente de su trabajo le metió dos tiros a un psicópata argentino. Un racista que tenía como objetivo hacer un genocidio en su país, llevando la misma utopía genocida que había aplicado en Cuba. Ernesto Guevara asesinó con sus propias manos a 200 cubanos a los que no conocía pero a los que mató para controlar por el terror a un pueblo que no era el suyo y que tampoco conocía. Guevara fue un cobarde durante el combate, los guerrilleros antibatista que sobrevivieron al golpe castrista, lo recuerdan siempre escondido o despareciendo en los momentos mas duros. Solo se empleó con ganas, cuando los enemigos estaba atados a un poste para ser fusilados, entonces y solo entonces, el asesino sacaba el arma, apuntaba y "hacía la revolución".

Guevara fue a África ha defender los intereses de siniestros señores de la guerra, fue la cara blanca. En su racismo pensaba que los "negritos" iban a adorarlo como a un dios viviente, pero la dura realidad consistió en que los negros vieron que era un cobarde que se escondía bajo una mesa al oír el primer disparo, que sus gimoteos eran demasiado sonoros, por lo tanto fue usado para lo que servía hacer propaganda y hablar. Hasta que se cansaron de su cháchara interminable y lo pusieron en un avión de vuelta al "paraíso castrista". "¿Que desagradecidos esos negros?"

Solo una cosa superaba a sus ansias por dar tiros en la nuca, su ego. El ególatra no iba cansarse, por lo tanto viajó a Bolivia, país exótico para él. Lleno de "indianitos" que iban a caer de rodillas ante él, que era "blanco e inteligente". Se plantó en pleno corazón de Bolivia con un grupito de revolucionarios, todos muy blancos. ¿El resultado? Un desastre, la población de la zona, se hartó pronto de las amenazas y brabuconadas del psicopata argentino, denunciándolo al Ejercito. Fue un visto y no visto, un grupo de campesinos se presento ante las dependencias de un cuartel zonal, para decirles donde estaba el "blanco cabrón que tanto los amenazaba y martirizaba con discursos interminables, que o acaban con el o lo harían ellos mismos."

El Ejercito Boliviano, formó una patrulla y con un ataque directo, detuvieron a todos los "niños del Che". Ernesto fue detenido y encerrado, en una celda mucho mas confortable y con mejor comida de la que habían sufrido los presos cubanos. El por su puesto, no estaba dispuesto a morir por nada, así que en seguida se presentó, diciendo quién era y lo valioso que era conservarle la vida. Pero el cobarde huele el peligro, así que se dedico durante toda la noche, a realizar ofertas de soborno "Fidel pagaría por mí lo que le pidiesen", "Tengo muchos amigos en Moscú, que podrían compensarle", "Mi familia en Argentina tiene una liquidez considerable, me quiere mucho... harían lo que sea por mí." No cuajó, y según pasaban las horas, empezaron los gritos histéricos "!Se van a enterar de quién soy yo¡", "!No se atrevan a tocarme¡" seguidos de lágrimas, para pasar al sollozo con "No pueden matarme... soy un ser humano indefenso... no me maten por favor".

Lo cierto, es que al mismo humilde soldado boliviano que lo detuvo le ordenaron darle dos tiros. Sin pensárselo dos veces, se los dio. El perro había muerto, su cuerpo fue exhibido como hacían con los criminales en el lejano oeste. Un centenar de campesinos pasearon al lado de su cadáver, aliviados sin duda al asegurarse que el tipo que los amenzaba estaba muerto.

Aquella muerte, sin duda no fue el final, al contrario fue el principio. El principio de uno de los negocios mas importantes de los últimos 40 años. "El Che" ha sido un impresionante negocio en la venta de todo tipo de objetos, primero fueron solo carteles con la foto del psicópata, pero el auténtico bum fueron las camisetas, pero hay de todo, gorras, llaveros, mecheros, zapatillas, bañadores, toallas, pelotas de playa, banderas, ceniceros, calzoncillos, bragas, cervezas, colonias... De todo, "si usted puede imaginarlo, ellos pueden hacerlo." Millones de euros genera el holding "Che", diganme ustedes ¿si a 22 euros la camiseta, van tener pedidas? El único elemento que no ha conseguido obtener beneficios ha sido el tema de sus libros, que nunca se han vendido y mucho menos leido, fuera de Cuba donde es obligatorio. Claro está, que es lógico, algo tan soporífero no tiene salida comercial, a mas aún si cabe de un estafador que se atribuyo la celebra frase "Prefiero morir luchando que vivir arrodillado", que no es de él. Esa es de Zapata, pero el merchandaisin se la ha apropió, porque vendía mas camisetas, póster, papel higiénico, condones, datascadores de cañerías y no se que mas.

Se celebran con grandes loas el aniversario de la muerte de Ernesto Guevara mas conocido por “Che”. Durante años, este personaje, por mor de una propaganda muy bien orquestada por el marxismo y asumida como propia por tanto compañero de viaje, tonto útil, de la progresía americana y europea, se nos ha presentado como el último romántico, como el héroe que luchaba contra la tiranía y al que Cuba se le quedó pequeña y se lanzó al amplio mundo oprimido por el imperialismo para luchar, desde África a Latinoamérica, por un mundo mejor. El problema es que esa imagen es más falsa que le beso de Judas, pues el tal Che no era otra cosa que un médico enfermo, con un asma salvaje, desconocedor de las realidades internacionales y asesino en potencia y acto. En su paso por Cuba, Congo o Bolivia solo dejó un rastro de sangre y, salvo en el caso de Cuba y no tanto por él, de fracaso para sus ideas, fracaso que, en justicia, acabó pagando con su vida en un valle perdido de Bolivia.

La revista francesa L´Express publica un interesante reportaje sobre sus crímenes en Cuba, reconociéndosele responsable directo de, por lo menos, 216 asesinatos, no solo durante la lucha contra Batista, donde no dudó en aniquilar y no en combate, a los enemigos sino a simples campesinos por el solo hecho de no apoyar la revolución. Pero su etapa de máxima crueldad fue durante el tiempo que ocupó la jefatura del presidio de La Cabaña, poco más de 10 meses, donde liquidó a 164 personas, algunas por su propia mano. Se regodeaba de esos crímenes, la mayoría contra inocentes, viendo, desde lo alto de un muro, como los fusilaban.No hay registro de sus atrocidades en el Congo aunque si testimonios de algunos de sus compañeros, sabiéndose, incluso en sus diarios se recoge, de su desprecio hacia los negros que formaban las hordas de crueles pero patéticos simbas, a los que no dudaba en enviar en cargas absurdas para morir frente a las ametralladoras de los mercenarios blancos del gobierno. Compañero de Kabila padre, su fracaso fue espectacular, derrotado por las tropas de Tshombe, salió zumbando para no ser detenido y fusilado dejando detrás, muertos, a diversos cubanos que le acompañaron y abandonando a su suerte a los “camaradas” lumumbistas.

Su última y ridícula “hazaña” fue en Bolivia, donde su desconocimiento de las realidades sociales de América del Sur le hacían creer que podría convertir a los Andes en otra Sierra Maestra, craso error del que no solo no le sacó su “amigo” Fidel, sino que, encantado de quitarse de encima al turbulento e inestable personaje, le animó a la campaña y el pobre Che picó el anzuelo, para encontrase que su nueva Sierra Maestra ni existía y que los campesinos bolivianos le daban la espalda, ya que no entendían lo que aquel pájaro les quería inculcar, ni les importaba un rábano, no dudando en delatarlo a las tropas del gobierno. Como bien cuenta el general Gary Prado, entonces jefe del operativo para su captura, el personaje que detuvieron era un hombre enfermo, cubierto de harapos y confuso ante el fracaso de lo que el creía el gran proyecto de “liberación” de Sudamérica. Así acabó, en un valle perdido de un país perdido, enfermo, traicionado por los suyos e incapaz de comprender porque había fracasado, la no muy alegre vida del que los medios de comunicación y después el marketing han querido convertir en icono de un nuevo mundo. El gran error del gobierno boliviano fue ejecutarlo y así convertir en un mito de la progresía a quién no era más que un lamentable exponente del marxismo cruel y totalitario. En cualquier caso, que descanse en paz, junto a sus innumerables victimas, en ese otro mundo donde no existe el crimen ni el odio, del que era exponente principal.
Pioneros por el comunismo: seremos como el Che” era, y es aún, el pan nuestro de cada día en las escuelas del castrismo cubano. No hay otra opción. O eres como el Che, o no eres persona jamás en un sistema que viola todos tus derechos esenciales. Es el adoctrinamiento permanente en el cerebro de cada niño cubano cuando aún, ni siquiera, tienen idea de lo que le están imponiendo.

El Che Guevara, el mito por excelencia de una ideología barata. El guerrillero nada heroico que al ser descubierto no lo pensó dos veces para gritar: “Soy el Che, valgo más vivo que muerto”, y ni siquiera en eso tuvo la razón.

Al Che lo convirtieron en una leyenda para que los tontos útiles, y no tan útiles, siguieran sus ideas marxistas, las que estando vivo intentó diseminar y no pudo. Su injerencia en los asuntos internos de varios países no fue muy fructífera, teniendo en cuenta que, en unos tuvo que salir corriendo, y en el último murió sin el verdadero apoyo de los nativos del lugar.

El verdugo de La Cabaña, una prisión que se jactó de tener la sede principal del paredón de fusilamiento y donde con la mayor felicidad firmaba la muerte de los cubanos que se enfrentaban a la naciente tiranía regida por un grupo de facinerosos que, desde ese entonces, ya tenían a Cuba como rehén.

El mismo Che Guevara que dirigió el Banco Nacional de Cuba (BNC), siglas que se confunden con el Ballet Nacional de Cuba, pero no se confundan ustedes, él no sabía bailar, y que tuvo la insolencia de firmar los billetes con su apodo gaucho de tres letras. Quien no dejó de hacer daño al pueblo cubano con su arrogancia, sus absurdas ideas económicas y su maltrato a quienes intentaban llegar a él para que mediara en un caso de pena de muerte.

Ese es el Che que algunos no quieren reconocer. Prefieren tenerlo con la imagen de Korda en sus gorras, en sus camisetas o en su piel, enfermando su epidermis con la diabólica imagen de un asesino en serie.

Los que tuvimos que sufrir el adoctrinamiento educacional en Cuba lo padecimos leyendo sus anécdotas, sus frases convertidas en consignas y una gran cantidad de mentiras que intentábamos interiorizar sin resultados efectivos, pues preferíamos asimilar las hazañas de “El Conde de Montecristo”, “El Zorro” o al mismísimo “Juan Quin Quin en pueblo Mocho”. El tema del guerrillero argentino sólo quedaría para ganar puntuaciones escolares y para la simulación de una generación que ser perdió entre mentiras y simulacros de patriotismo a lo Che Guevara.

Ahora sólo ha quedado para incentivar pasiones anti-norteamericanas, expansionismo comunista y hasta para algunos tontos útiles que lo han utilizado en marchas pro-inmigrantes ilegales.

Es para eso que ha quedado la imagen del arrogante Ernesto Guevara de la Serna, más conocido como el “Che”, para impulsar el ímpetu de los pacíficos-violentos que toman las calles destruyéndolo todo, para enardecer a los tontos útiles, y no tan útiles, que creen en doctrinas fracasadas, pero estruendosamente maquilladas de triunfo.

Las gorras y las camisetas con su imagen pueden botarse en la basura, la piel puede ser quemada para borrar el tatuaje, pero las almas de aquellos que lo siguen como doctrina, están perdidas y enfermas de odio por el prójimo, carcomidas por una filosofía perdida en el tiempo y en el espacio.

El Che Guevara no es más que eso, un mito, un cuento para niños, una leyenda para los que todavía quieren alimentar el comunismo y hacerlo ver como la única forma de vida en la tierra. Mientras, seguirán flotando en sus propias ilusiones hasta que se desinfle el globo de la mentira y se den cuenta de la gran estafa en que han vivido todos estos años. Ojalá que para ese entonces no hayan perdido totalmente la dignidad. Sería demasiado.

Creu dijo...

Señor anónimo, no voy a leerme el tocho que ha recolectado a base de cortar y pegar, conozco de sobras los argumentos de los anticomunistas. Tan solo le señalo que el odio lo propagan, en estos momentos, los que mas nos desprecian y temen... los nacionalistas y los religiosos.

Creu dijo...

Señor anónimo, no voy a leerme el tocho que ha recolectado a base de cortar y pegar, conozco de sobras los argumentos de los anticomunistas. Tan solo le señalo que el odio lo propagan, en estos momentos, los que mas nos desprecian y temen... los nacionalistas y los religiosos.

Anónimo dijo...

Señor Creu, de pateticos progres el mundo está lleno, pero ademas, mas se esta llenando de pateticos que se niegan a leer y despues sacar sus propias conclusiones. El primer mensaje aquí expuesto tambien se le puede llamar "tocho" y con copys y nadie se ha negado a leerlo por su extension. Si solo quiere leer lo que reafirme su ignorancia, es libre para hacerlo, estamos en democracia y libertad. Democracia y libertad que El Che ha negado a sus victimas y ayudo a Castro a lo mismo con todo el pueblo cubano.

Creu dijo...

Umm, no me niego a leerlo por largo, si no por repetido. Los autores a los que cita son partidistas, interesados y no muy de fiar. Los que yo pudiera citar pecarían de lo mismo, salvo que en sentido contrario.
Por otro lado no soy un "patético progre" soy un "maldito comunista, ateo y cabrón" y eso excluye el pacifismo gafapasta. No me asustan los tiros, para hacer tortillas hay que romper huevos.
Si acepta esos términos, no me abusa del cortar y pegar, y procura aportar argumentos podemos discutir de lo que desee.

BarakKhazad dijo...

Sobre el insulso debate suscitado por la intervención del usuario anónimo, sólo diré que sus argumentos son falaces y anónimos, como él.

Mi entrada no la calificaría de "toxo". Será larga, sí, con razón, me llevó escribirla unas 7 horas, de documentación + redacción. No copypasteé excepto los párrafos literales, claro. Resumí y condensé información de varios artículos, no la trasladé tal cual. Si así hubiera sido, no me habría tomado más de media hora hacerlo, que supongo es todo lo que invirtió el Anónimo en hacerlo.

Ahora, rebatiré, o criticaré, de forma manifiesta y sinceramente barata, los argumentos aportados no por Anónimo, sino por la fuente que él usó sin citar. Dado que su aporte fue así, barato, no me merece la pena esforzarme más. Tampoco es un ejercicio que me ofrezca gran interés.

Comenzamos:


-----------------------------------


- Olvidando el hecho de que el "Che" Guevara fue un frio asesino, que llevo a decenas de individuos a morir frente al paredon de fusilamiento,

Uy, esto me suena... ¿No hubo un líder ancestral que hizo lo mismo con los suyos? Er... sólo que con lapidamiento en vez de fusilamiento... ¿Cómo se llamaba? ¡Ah, sí! Jesús de Nazaret.


- A favor de Ernesto "Che" Guevara se puede decir que era un hombre dedicado por entero a sus ideales, dispuesto al sacrificio, aun el de su propia vida para promover esos ideales. Que era indiscutiblemente consecuente con lo que el enarbolaba.

Lo mismo puede decirse del tal Jesús de Nazaret.


- Una especie de asceta, duro consigo mismo y sus colaboradores, rudo e intolerante. Pero es bueno resaltar que Adolfo Hitler tambien fue consecuente con sus ideas, muriendo en su Bunker de Berlin, no tratando de huir y escapar como mucho de sus colaboradores. [...] resaltar el hecho de que el que una persona este dispuesta a morir por sus ideas, no convierten a esas ideas en beneficiosas para los pueblos.

¿Adivináis? Lo mismíto sobre Jesús. Él amaba a los que le seguían. Él estaba convencido de que lo que él promulgaba era lo mejor para los pueblos. Y por eso condujo a sus fieles hacia la salvación ética y moral, aunque por el camino se llevara miles de vidas. Incluida la suya misma claro, al que no le importó morir por los suyos.


- A pesar de todo lo que se escriba del "Che" tratando de engrandecer su figura, el hecho irrebatible es que el "Che" fue en casi todo lo que emprendio un total y absoluto fracaso.

Esto es una pura falacia. La Revolución Cubana triunfó. En cuanto a sus ideales primigenios y objetivos, que eran derrocar al tirano en un primer momento. Que más tarde Fidel se acomodara en el poder, no es asunto ni culpa del Ché, pues él mismo estaba en contra de ese tipo de actitud, y le llevó a separarse del gobierno revolucionario.
El fracaso en el Congo no fue culpa de las tropas cubanas tampoco, sino de la falta de compromiso de los guerrilleros de Tanzania, así como del poco apoyo conseguido.
Y lo de Bolivia... se podrían escribir páginas y páginas al respecto. Por acortar, el Ché fue a liberar Bolivia y a extender la semilla de la revolución en latinoamérica. La CIA y Fidel, en la práctica, se lo impidieron.


Que pensara el "Che" si desde el mas alla, pudiera observar lo que ha acontecido desde su muerte. La caida del muro de Berlin, "las "masas" destruyendo a martillazos el odiado simbolo, el desmoronamiento del bloque sovietico, la China comunista implantando medidas capitalistas, en Cuba los rapaces capitalistas de Espana, Canada y Mexico explotando a una masa obrera docil y obediente y para terminar con la tremenda ironia, los "Capitalistas/sociatas" haciendo dinero y obteniendo ganancias de su memoria, vendiendo CD's y camisetas con su figura y su nombre.

Obvio y evidente. De ahí lo de "menos camisetas y más revolución". Pero eso tampoco es culpa del Ché, sino del sistema capitalista imperante, que es tan hipócrita y mentiroso que es capaz de enriquecerse con los símbolos y héroes anticapitalistas como Ernesto Guevara.

¿Qué pensaría Franco de los subnormales que le han sucedido si se levantara de la tumba y les oyera hablar de "España" en el siglo XII? No creo que simpatizara lo más mínimo con Aznar, que nos metió en una guerra ilícita y ajena sin ninguna garantía de éxito y sin ninguna justificación. Franco le cortó el paso a Hitler a través de la península, por muy aliados que fueran y muy nazis los dos. ¿Por qué? Porque esa no era la guerra de España. Ya teníamos suficiente con lo nuestro, y Franco lo sabía. No se puede reconstruir un país si te traes la Guerra Europea sobre tus campos y casas. Bastante más inteligente que el mameluco de Aznar, que no tuvo ningún miramiento, y encima se apoyaba en puras mentiras. Decidió que en vez de seguir construyendo hospitales y colegios, y solucionar el tema del terrorismo con sus propios medios, era mejor ir a luchar a un país allende los mares, confiando en los imperialistas yanquis que le engañaron diciendo que luego le ayudarían, y él, claro, se lo creyó.
Franco no se creyó nada de Hitler y miró por el bien de su país, no se dejó camelar. Aznar sí se dejó engañar como un niño de teta. Eso demuestra a qué altura queda Aznar al lado de sus dos figurines...

Ya hay que ser inepto para confiar en los yanquis. Y más aún si eres España, después de todas las veces que nos la han jugado... ¬¬


- Odio como elemento de lucha; odio inquebrantable por el enemigo, el cual empuja al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, convirtiéndolo en una efectiva, violenta, selectiva y despiadada máquina asesina.

Argumento falaz donde los haya. Odio es Guerra Civil. Odio es levantamiento. Odio es Revolución armada. Como si algún líder hubiera podido ganar una guerra sin odio y sin mentes enajenadas. Por favor, tamaña estupidez...

La Guerra es la Guerra. Y hay que saberlo para provocar o participar en una. El Ché sabía qué era la Guerra... combatió por liberar a los esclavos de la tierra.

Cuando Bush, Blair o Aznar combatan para liberar iraquíes, me despertáis.


- ¿Revolución sin disparar un tiro? Estás loco.

Lo dicho. El Ché sabía dónde se metía. No como otros. Sería ideal si se pudiera arrebatar el poder a los dictadores sin matar a nadie, sería perfecto. Igual que sería perfecta la libertad pura. Pero en la práctica, la realidad es que Gandhi murió asesinado y su revolución sin armas nunca cuajó. Sin embargo, las guerras a punta de pistola, aun sin triunfar, se mantienen a lo largo del planeta, y la gente cree en ellas como instrumento.

No estoy defendiendo las revoluciones armadas. Estoy justificando que quien algo quiere, algo le cuesta. Y sin ser maquiavélico, hay que ser pragmático. Que conste que soy pro-desmilitarización, pero si existe un ejército enemigo a las órdenes de un dictador, en la mayoría de ocasiones no se le puede vencer sino con un ejército amigo.


- Comunistas los cubanos y comunistas los etarras.

Hacía muchos muchos muchos años que no oía a nadie decir que ETA es un movimiento de izquierdas. A nadie que no sea etarra, quiero decir. Todo eso de la escisión porque son diferentes y tienen otra sangre y otro Rh y tal, y dentro d unos años no serán homo sapiens, sino homo euskeras, o alguna insensatez así...

Equiparar la Revolución Cubana, dirigida contra un dictador, con las exigencias de la banda terrorista ETA, dirigidas en contra de un gobierno legítimo y democrático, me parece producto de una mente enferma, hipócrita y/o malvada, y no se qué es peor.


- El tono de Martí está respaldado por una conducta apostólica. Guevara, en cambio, ha dejado tras de sí un reguero de cadáveres.

Y en tercer lugar, el tono del Vaticano está respaldado por una conducta apostólica Y al mismo tiempo ha dejado tras de sí un reguero de cadáveres. ¡Qué divinos! Lo tienen todo.


- Hace 40 años, un soldado boliviano de origen humilde, que vivía honradamente de su trabajo le metió dos tiros a un psicópata argentino. Un racista que tenía como objetivo hacer un genocidio en su país, llevando la misma utopía genocida que había aplicado en Cuba. Ernesto Guevara asesinó con sus propias manos a 200 cubanos a los que no conocía pero a los que mató para controlar por el terror a un pueblo que no era el suyo y que tampoco conocía.

Aquí es donde el copypaste de Anónimo desvaría. Se ve que empezó a tomar cosas de otra página web, mucho más nazi y tergiversada.

En primer lugar, nada demuestra que el Ché fuera más psicópata que el soldado boliviano. No aportas datos que lo demuestren.
En segundo lugar, el boliviano no disparó al Ché porque quisiera, sino porque se lo ordenó un agente de la CIA, Félix Rodríguez.
En tercer lugar, hay que leer más a Platón. Y ver menos la tele.
En cuarto, Guevara no fue a hacer ningún genocidio a Bolivia, sino a liberar a los campesinos del yugo dictatorial y la permisividad yanqui.
En quinto, conviene leer e informarse un poquito antes de disparar. Guevara dedicó muchos años de su juventud a recorrer Latinoamérica, y conocía de sobra, seguro que más que vd. y yo, los profundos problemas sociales y económicos a los que se enfrentaban los latinoamericanos. Así que sí conocía ese pueblo, y sí era el suyo, tanto Bolivia como Argentina como Cuba. Como establece la Segunda Declaración de la Habana...


- Guevara fue a África ha defender los intereses de siniestros señores de la guerra.

Subjetivo, partidista, falaz y con faltas de ortografía, por lo que me niego siquiera a comentarlo.

Simplemente recomendar un poquito de prospección al respecto de la expresión "Señores de la Guerra", y su relación histórica con el capital imperialista yanqui.


- El ególatra no iba cansarse, por lo tanto viajó a Bolivia, país exótico para él. Lleno de "indianitos" que iban a caer de rodillas ante él, que era "blanco e inteligente". Se plantó en pleno corazón de Bolivia con un grupito de revolucionarios, todos muy blancos.

¬¬ es el problema de los copypaste, que a veces le dejan a uno como un inepto, y en algunos casos, está claro que es justificado.

Guevara era argentino de nacimiento, los guerrilleros cubanos la mayoría. Oscuros. Te lo aseguro. Más o menos que los bolivianos en función de su mestizaje. Los habría más, los habría menos. Y desde luego, Bolivia no era un país ajeno para el Ché, insisto. Por ejemplo.


- El perro había muerto, su cuerpo fue exhibido como hacían con los criminales en el lejano oeste.

Y supongo que al Sr. Anónimo le parecerá muy bien este comportamiento... (muy propiamente yanqui, por cierto). Insisto. Copypastear textos en los que unos critican la violencia del Ché, y otros se satisfacen de la violencia ejercida contra el Ché, le deja a uno a la altura del betún.


- pero el merchandaisin se la ha apropió.

... de verdad, me pica la curiosidad, para saber de qué página web se puede haber tomado algo así. Es retorcido... XD


El problema es que esa imagen es más falsa que le beso de Judas, pues el tal Che no era otra cosa que un médico enfermo, con un asma salvaje, desconocedor de las realidades internacionales y asesino en potencia y acto. En su paso por Cuba, Congo o Bolivia solo dejó un rastro de sangre y, salvo en el caso de Cuba y no tanto por él, de fracaso para sus ideas, fracaso que, en justicia, acabó pagando con su vida en un valle perdido de Bolivia.

Totalmente falaz, y ya se han aportado argumentos de sobra para rebatirlo. Y el valle perdido de Bolivia no sería un valle perdido si uno se molestara en informarse. Murió asesinado en La Higuera y si uno quiere, puede conocer los detalles geográficos del enclave. Decir que fue en "un valle perdido de Bolivia" demuestra muy poco respeto para con Bolivia. Valiente, utilizándola en otro párrafo como objeto de defensa de un presunto genocidio, o no sé qué tontería...


Su última y ridícula “hazaña” fue en Bolivia, donde su desconocimiento de las realidades sociales de América del Sur le hacían creer que podría convertir a los Andes en otra Sierra Maestra, craso error del que no solo no le sacó su “amigo” Fidel, sino que, encantado de quitarse de encima al turbulento e inestable personaje, le animó a la campaña y el pobre Che picó el anzuelo, para encontrase que su nueva Sierra Maestra ni existía y que los campesinos bolivianos le daban la espalda, ya que no entendían lo que aquel pájaro les quería inculcar, ni les importaba un rábano, no dudando en delatarlo a las tropas del gobierno.

Absolutamente falaz, de principio a fin, partidista, desinformado, tergiversador, y malvado si es que se pretende enseñar una "historia" así. No tiene ni un ápice de verosimilitud.


- Así acabó, en un valle perdido de un país perdido.

Insisto. Ni fue un valle perdido ni es un país perdido. Está perfectamente documentado dónde y cuándo fue. El problema de tomar "desinformación" de páginas nazis es precisamente el poco contraste de los datos que manejan y la falta de respeto flagrante que muestran hacia lo que no son las faldas de su madre y poco más.


- El gran error del gobierno boliviano fue ejecutarlo y así convertir en un mito de la progresía a quién no era más que un lamentable exponente del marxismo cruel y totalitario.

Y seguro que uno que yo me sé habría sido más inteligente y no habría cometido el mismo error...

Eso de mirar la Historia tan por encima del hombro es tan tan tan patético...


- tuvo la insolencia de firmar los billetes con su apodo gaucho de tres letras

Molesta? Molestan los pseudónimos? Grandes personajes, tanto de izquierdas como de derechas los han usado a lo largo de los siglos... ¿Cual es el problema? ¿O lo que molesta es que fuera gaucho? Mire usted, yo cuando alguien me viene a ayudar y salvar de la miseria, la verdad es que miro poco en qué lugar nació...

Al final siempre se le acaban viendo las orejas al lobo.


- Prefieren tenerlo con la imagen de Korda en sus gorras, en sus camisetas o en su piel, enfermando su epidermis con la diabólica imagen de un asesino en serie.

Partidista. Subjetivo. Hitler fue un asesino en serie y la gente también se tatúa su cara y su símbolo. Más la cruz, claro, porque Hitler la verdad es que era un rato feo, y el Ché al menos tiene cierta erótica con la melena, la gorra y tal...


--------------------------------------


Bien.
Simplemente añadir y recalcar la importancia de la credibilidad de las fuentes de información que se utilizan.

Gran parte de lo que escribí en la entrada original está entresacado de varios artículos de la Wikipedia sobre el Ché, la Revolución Cubana, José Martí, Fidel Castro, el M-26-7, etc. Que a su vez citan sus fuentes con total transparencia, contraste y verosimilitud. Y otra parte, de lo que yo sé desde pequeño, fruto de varias lecturas contrastadas, y un subsiguiente análisis personal y toma de decisiones.

En todo caso, quiero hacer constar que mi entrada original trataba de ser objetiva, y poco más o menos histórica, narrando una sucesión de acontecimientos, sin inventar nada. Concedí un par de párrafos al subjetivismo, que al fin y al cabo, estoy en mi derecho, pues para eso es mi blog y me lo llevo, pero el tono general de la entrada era objetivo. Sin más.

Por último, aprovecho para recomendar en concreto el artículo de la Wikipedia
"Ernesto Guevara"
, señalado como Artículo Destacado, fruto de la colaboración de multitud de usuarios (muy probablemente, algunos más partidarios del Che, y otros menos), incluyendo 181 referencias y 17 reseñas bibliográficas, así como una extensa relación de fotografías, canciones, poemas, videos, etc.

Enseña mucho. Y la base del respeto es la información y la educación.


Gracias por leer hasta aquí, si lo habéis hecho.

Anónimo dijo...

Toma "falacias":
Argentino, cubano, boliviano; médico, economista y militar; burgués, comunista y trotsquista; capaz tanto de firmar cientos de sentencias de muerte como de parar un ataque porque sus enemigos dormían... Ernesto «Che» Guevara es, ante todo, un hombre hecho de luces y sombras a quien la muerte convirtió en mito.

Ernesto Guevara era, en los primeros meses de 1959, un hombre castigado por la penuria de casi dos años de lucha en la sierra cubana, con su asma a cuestas, la barba larga, el cuerpo seco y un brazo en cabestrillo. Con su acento argentino y su hablar casi en voz baja, cumplió con efectividad su primer encargo en la nueva Cuba revolucionaria: dirigir la Comisión Depuradora de La Cabaña, organismo encargado de juzgar a los responsables de crímenes cometidos durante el régimen anterior.¹

Firmó 350 penas de muerte

El hoy profesor en Puerto Rico, José Vilasuso, relata que en ese tiempo «yo era un abogado de origen humilde, recién graduado» que se integró en dicha Comisión. «El Che era un hombre asequible que pasaba largas horas perorando de política en su despacho de la vieja fortaleza, con su grueso tabaco asomando por un lado de la boca y cuyo sabor alternaba con sorbos de mate. A los pocos días de comenzar los juicios nos reunimos con él. Una idea central resumía su pensamiento: “No demoren los casos, noto mucha lentitud en los procesos, tenemos demasiados juicios pendientes, deben dejar a un lado los prejuicios burgueses; esto es una revolución y se necesita proceder por convicción». Su mandato se cumplió: durante los meses de enero a julio de 1959 se fusiló de lunes a viernes, «el promedio osciló entre uno y siete cada noche». En toda Cuba, el proceso costó unas 4.000 vidas. Sólo en La Cabaña, bajo la supervisión directa del Che, «se aplicó la pena capital a no menos de 350 seres humanos».

El particular Nuremberg –mucho más sangriento que éste– de la Revolución cubana marcó a Guevara, que pasó a ocuparse luego del Banco Nacional , del Ministerio de Industria ² y, finalmente, a buscar fuera de Cuba algún lugar donde hacer prender la llama de su Revolución. Para entonces ya había renegado de la ortodoxia soviética y se había enfrentado con la burocracia del régimen castrista, particularmente con Raúl Castro, quien veía en el Che el competidor directo.

En Bolivia, hacia donde parte con la seguridad de que Fidel Castro no hará nada para ayudarle, pasa once meses intentando hacer germinar la revolución. Allí, el hombre que firmó más de 300 sentencias de muerte, detiene un ataque en plena selva porque en el camión del Ejército ve a soldados harapientos dormitando.

Son las contradicciones de un hombre de carne y hueso, con sus luces y sus sombras, cuyos restos eran enterrados en una faraónica ceremonia orquestada por quien no hizo nada por retenerle cuando le vio partir hacia una muerte segura: Fidel Castro. Y a su diestra, Raúl.

La discusión con Raúl Castro y la ruptura con Fidel

Marzo de 1965. Ernesto Guevara acaba de regresar de un viaje por Argelia y acude a entrevistarse con Fidel Castro. Allí está también Raúl, que acaba de volver de Moscú donde las autoridades soviéticas le han recriminado los excesos verbales de Guevara en China y África. El Che ha criticado la ortodoxia soviética y ha mostrado su fervor por el comunismo chino. Raúl Castro le echa en cara la «traición» y le acusa de «trotsquista».

Las pocas versiones que han circulado acerca de la contestación del Che a Castro hablan de un duro enfrentamiento con Raúl e, incluso, de insultos directos hacia el hermanísimo. Guevara, ante la pasividad de Fidel, intenta únicamente arrancar un compromiso a Fidel: que Cuba le apoye en su intento de exportar la revolución a Bolivia. Ni siquiera eso logra.

Ese mes de marzo es la última aparición pública de Ernesto Guevara en Cuba. En abril parte hacia el Congo y en octubre, el propio Fidel hace pública la carta de despedida del Che al pueblo cubano. En ella anuncia que abandona todas sus funciones en el Gobierno y que, incluso, renuncia a la nacionalidad cubana. Es la ruptura definitiva con Fidel.

Ernesto Guevara de la Serna, argentino, 39 años

1928: El 14 de junio nace en Rosario, Argentina, en el seno de una familia burguesa, Ernesto Guevara de la Serna.

1945 a 1951: La familia Guevara se traslada a Buenos Aires. Ernesto termina sus estudios secundarios y comienza la carrera de Medicina. También empieza a viajar por el continente.

1953: Se diploma en Medicina con una tesis sobre Alergología (él es asmático). Viaja a Bolivia y Guatemala.

1954: Conoce a la economista peruana Hilda Gadea, exiliada en Guatemala, con la que se casará un año después.

1955: Instalado en México, entra en contacto con los revolucionarios cubanos allí exiliados.

1956: Conoce a los hermanos Castro, Raúl y Fidel. Éste es un joven abogado que se ha exiliado de Cuba tras ser amnistiado por el frustrado asalto al Cuartel de Moncada.

En diciembre desembarca en Cuba, a bordo del «Granma», junto a Castro y 80 revolucionarios más en un intento de derrocar al dictador Fulgencio Batista. Por sus comienzos victoriosos, es promovido a «comandante».

1958: Toma la villa de Santa Clara.

1959: Guevara y sus hombres, «los Barbudos», hacen la entrada triunfal en La Habana el 1 de enero. Veinte días después mueren su mujer y su única hija.

En junio se casa con la cubana, miembro de la resistencia, Aleida March. En noviembre es nombrado presidente del Banco Nacional.

1961: Castro le nombra ministro de Industria.

1964: Tras participar en la Asamblea General de la ONU emprende un viaje de tres meses por China, África y otros países del Tercer Mundo.

1965: Tras volver a Cuba, hace su última aparición pública en La Habana en el mes de marzo.

En abril sale hacia el Congo para intentar establecer un movimiento guerrillero con las milicias nacionalistas. Allí se desespera con los dirigentes de estos movimientos y, en especial, con el actual presidente, Laurent Kabila, a quien reprocha sus excesos y su nula presencia en las acciones.

En octubre, Fidel Castro hace pública una carta de despedida del Che en la que éste anuncia el abandono de todas sus funciones en el Gobierno y la renuncia a la nacionalidad cubana, pese a mostrar su apoyo a Fidel.

1966: A finales de año deja clandestinamente Cuba con destino a Bolivia para exportar al continente la revolución.

1967: El 8 de octubre es herido y capturado por el Ejército de Bolivia después de 11 meses de guerrilla en la sierra. Su salud es deplorable: no tiene medicinas para tratar su agudo asma.

El 9 de octubre es ejecutado en la escuela de La Higuera, en la localidad boliviana de Vallegrande, de dos ráfagas de metralleta disparadas por un soldado ebrio al que le prometieron un reloj de oro. Su cadáver es enterrado en una fosa común. Antes, sus manos han sido cortadas y llevadas a Cuba. Castro las conserva en un lugar secreto.

1997: En julio, sus huesos son hallados en una pista de aterrizaje en Vallegrande. Semanas después, son enviados a Cuba, donde Castro los recibe con todos los honores.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Desdichadamente, Che Guevara dejó una estela de sangre en Cuba en lo relacionado a sus oponentes. Este rastro de sangre apareció primeramente, en la provincia de Las Villas, región central de Cuba y terminó en la prisión de La Cabaña, en La Habana. La toma de la ciudad de Santa Clara fue sangrienta para sus oponentes. En esta batalla el Che perdió sólo un hombre de su columna, el Vaquerito, joven combatiente que era un protegido de Celia Sánchez, pero tuvo algunos heridos. Durante la batalla, un grupo de militares se atrincheraron en un hotel, en el centro de la ciudad, finalmente, se rindieron. Muchos prisioneros fueron ejecutados sumariamente. Puestos ante el paredón de fusilamientos, sin juicios ni misericordia. Estas ejecuciones se llevaron a cabo frente a fotógrafos, periodistas y cámaras de cine. Los prisioneros, en muchos casos, eran jóvenes campesinos que se habían unido al ejército como último recurso de desempleados y eran conocidos como: "casquitos".

En La Habana, el Che fue nombrado jefe del campamento militar de La Cabaña. Este antiguo cuartel, era utilizado como prisión desde tiempos en que Cuba era colonia de España. Más que una guarnición militar, era conocido como una prisión. Cuando fue construido en el siglo XVIII, tenía un gran valor estratégico defensivo. En el siglo XX, era más un monumento histórico que una plaza de importancia militar. Los nuevos armamentos y la aviación lo habían convertido en algo obsoleto, desde el punto de vista bélico. La Cabaña, pronto adquirió nefasta fama: Una abarrotada prisión y centro de ejecuciones día y noche.

El "guerrillero heroico", se convirtió en jefe de la prisión y centro de ajusticiamientos. En los primeros meses del 1959, La Cabaña fue seleccionada para estos fines, por estar bien apartada, aunque en la ciudad de La Habana y no muy accesible al público. Los prisioneros venían de todos los lugares de La Habana y de algunas provincias. El Che, no los había condenado a prisión o muerte. Se limitaba a cumplir las órdenes sin protestas, excusas y orgullo. Un miembro de su columna, de origen estadounidense, conocido por el nombre de Herman, actuaba como jefe de uno los pelotones de fusilamientos. Este individuo usaba un revólver a la forma de los "cowboys" del Oeste estadounidense, y era el encargado de dar el tiro de gracia. Herman, gustaba de hacer girar el arma, macabramente, en su dedo índice y soplar el cañón del revólver después del disparo. Se refería a la Cabaña, "como su coto de caza" o "su campo privado de tiro". Desconozco cómo y cuándo este cruel sujeto apareció y desapareció de Cuba: un aventurero más. En aquellos meses, Herman era parte de la tropa del Che.

Varias personas que visitaron la oficina del Che, en La Cabaña, desde donde se veía el lugar de las ejecuciones, fueron invitadas por éste, para que lo acompañaran a presenciar las mismas desde su ventana. Paradójicamente, la ejecución del comandante Humberto Sorí Marín, compañero de armas del Che en la Sierra Maestra, fue similar a la de él posteriormente en Bolivia. Sorí Marín, se había separado de la revolución y estaba conspirado contra Castro. Semanas antes del desembarco de Bahía de Cochinos, fue sorprendido, con otros conspiradores en una reunión clandestina. Hubo un encuentro a balazos con la policía secreta de Castro y Sorí Marín cayó mal herido. Inmediata condena de muerte en La Cabaña, Sorí Marín no podía sostenerse en pie por sus heridas. Fue virtualmente acarreado al lugar de la ejecución, lo amarraron a un poste y lo ejecutaron. Al Che no se le puede discutir su valentía en el campo de batalla, ni su crueldad terminada la lucha. Muchos estiman que más de dos mil personas fueron ejecutadas en La Cabaña. Acepto el más conservador de este cálculo y llevo el número a la mitad: 1000 personas.

Cuando el Che fue nombrado Presidente del Banco Nacional de Cuba, circulaba un chiste que a él le gustaba repetir. "Fidel reunió a sus íntimos colaboradores y dijo que necesitaba un economista para dirigir el Banco Nacional de Cuba, y preguntó si había un economista en el grupo. El Che levantó la mano y Fidel lo nombró en el cargo. Terminada la reunión Fidel se acercó al Che y le dijo: no sabía que eras economista. El Che respondió sorprendido, no lo soy, creía que preguntabas si había un comunista en la reunión, por eso levanté la mano".

Siendo Presidente del Banco Nacional, el Che se mostró altanero, arrogante y despectivo. Recibía a visitantes y funcionarios, vestido en sucios uniformes de combate y ponía las botas sobre el escritorio, mientras hablaba con ellos. En una ocasión dijo a un funcionario que miró con sorpresa y atención las botas del Che sobre el escritorio. "¿Qué miras, que no tengo calcetines? Tampoco uso ropa interior". Desconozco si lo expresado por el Che era cierto o no. Posiblemente, era una forma teatral de tratar a sus visitantes. En la práctica, las decisiones del Banco Nacional, eran hechas por dos serios economistas del partido comunista cubano: Regino Boti y el profesor Carlos Rafael Rodríguez. Personas capacitadas, respetuosas y muy conservadoras al vestir y hablar.

Lo que muchos vieron como el colmo de la arrogancia fue que Guevara firmó los billetes de Banco de Cuba con su alias: CHE. No obstante, si el Che se conducía de esta forma, Castro lo permitía. Pero, los comunistas de la vieja guardia y sus aliados soviéticos, no compartían su pensar y forma de actuar. Finalmente, el Che fue removido a otra posición.

No se conoce mucho de la vida familiar del Che fuera de Argentina. Se conoce de los matrimonios con Hilda Gadea, peruana, y Aleida March, cubana. Ambas mujeres compartían sus ideas políticas, pero las mismas no han revelado mucho acerca de él. Seguramente, abundan fotografías tomadas por el Che de sus esposas e hijos que algún día saldrán a la luz pública. No obstante, sus hijos, esposas y ocasionales amantes, jugaron un papel secundario en su vida. Sus grandes amores fueron los viajes y las revoluciones. Hay muchas y reveladoras historias de la vida privada del Che.

Aunque el Che disfrutaba de la lectura, sus escritos no revelan un verdadero intelectual. El ritmo de su agitada vida y temprana muerte no le permitió profundizar en disciplinas académicas. Curiosamente, su manual de guerrillas, de acuerdo a los militares expertos en este campo, fue una obra apresuradamente escrita, muy "primitiva" y "obsoleta". Mostraba desconocimiento de la existencia de la vigilancia aérea a gran altura y el uso del helicóptero, como arma táctica. Sus acostumbradas marchas en columnas, grupos de vanguardia, centro y retaguardia; facilitaba a sus enemigos que los emboscaran fácilmente, en media luna y los aislaran, como sucedió en Bolivia. Militarmente, no dio muestras de brillantez ni de gran imaginación. No obstante, su disciplina, tenacidad y valentía en el campo de batalla lo hacían un formidable oponente.³

Cuando el Che desaparece de la vida pública en 1965. Su carrera revolucionaria estaba en pleno declive en Cuba. Básicamente, por sus encuentros con sus adversarios soviéticos. Su aventura de Bolivia, fue una buena salida para Castro y Guevara, al mismo tiempo. El Che sale de Cuba, donde ya no cabía, renunciando a su ciudadanía cubana, con destino a Bolivia sabiendo que Washington y Moscú estaban en su contra. Las armas que llevaba eran inferiores a las de sus opositores. Los mapas que tenían en su poder eran deficientes y carecía, sobre todo, de falta de apoyo de los comunistas bolivianos que seguían a Moscú. Y, llevaba en su expedición a Tania, una mujer, de origen alemán, que se asegura trabajaba para la inteligencia soviética (KGB) y fue su amante y radio comunicadora. No hay dudas que el Che entró a jugar, siendo ya una carta marcada por sus opositores.

Aunque, es innegable que en Bolivia no recibió la ayuda que necesitaba de Cuba, posiblemente, debido a la presión que los soviéticos pusieron a Castro en este sentido. Creo que Castro, en un principio, intentó utilizarlo en Bolivia siguiendo las pautas de la Tricontinental. Sin embargo, actuando en forma pragmática, optó por no enemistarse con los soviéticos por el Che Guevara. Incidentalmente, el Coronel Boris Davidov, miembro de la KGB, acreditado en la embajada soviética en Washington, en 1970, dijo críticamente, ante varias personas, una de ellas Ernesto Betancourt, que el Che padeció de "infantilismo izquierdista" definición despectiva, equivalente a aventurero o desconocedor del marxismo. Reconozcamos, un triunfo de la tesis del Che, que planteaba que toda la dirección política en el país donde actuaban las guerrillas, debía de depender del foco insurrecto, destruía el trabajo que por décadas habían efectuado los soviéticos en todo el mundo. ¿En el caso de la Unión Soviética, porqué ayudar a sus opositores? ¿Esperaba el Che, siendo extranjero, entrar triunfante en La Paz? El mismo reconoció su error antes de morir.

Todavía no se han aclarado muchos aspectos desconocidos de la vida de este personaje. El Che fue un valioso instrumento en manos de su jefe Fidel Castro. Pero no supo o no pudo, actuar independiente de él. Che Guevara, es un ejemplo de un fiel creyente de una ideología sin definir, más utópica que realista. ¿De quién fue víctima el Che: de la CIA, la KGB o Castro? El peor enemigo de Ernesto Guevara fue el Che. Se llegó a convencer del mito revolucionario que él mismo contribuyó a crear. Nunca entendió que en el juego político triunfan los pragmáticos, no los ilusos. En un mundo controlado por Washington y Moscú, atacó a ambos al mismo tiempo. Tuvo admiradores, pero no aliados. Su boca y su pluma pronunciaron y firmaron su propia sentencia de muerte. Fue un Don Quijote internacional, idealista y cruel al mismo tiempo; una compleja personalidad que representaba, posiblemente, las ilusiones y confusión de sus tiempos. Desconoció y subestimó una realidad: el poder de sus adversarios en Moscú y Washington. Tal vez, su vida nunca llegará a definirse totalmente; es posible, que no haya nada más que definir al respecto. Quedará en la historia como un aventurero e iluso personaje, patético, de una época violenta, idealista, cruel y pragmática, llamada: La Guerra Fría.

Hilda Gadea muere en Cuba en el 1974. Los comandantes Jesús Carreras y William Morgan, fueron fusilados en Cuba en 1961. El comandate Eloy Gutiérrez Menoyo, abandonó Cuba en 1961, organizó una expedición armada que desembarcó en la isla pocos años después y fue capturado y condenado a 20 años de cárcel. Cumplida su condena, regresó a Estados Unidos donde fundó una organización llamada Cambio Cubano. Le permiten viajar a Cuba y esboza actualmente una línea de cambios políticos por vía pacífica.

El estadounidense "Herman" vive en algún lugar de los Estados Unidos, anónimamente. El comandante Lázaro Asencio, rechazó el ofrecimiento de ser embajador cubano en Moscú y luchó contra Castro. Actualmente, trabaja como periodista en la ciudad de Miami, donde es respetado por todas las facciones anti castristas. Eliseo Reyes "San Luis", murió combatiendo con el Che Guevara en Bolivia. El comandante "Benigno", Dariel Alarcón Ramírez, era un alto oficial del servicio de inteligencia cubano, en 1996,cuando desertó en Francia y ha escrito un libro explicando cómo fue la "traición" del Che en Bolivia. El Capitán Moisés Silva, desconozco su paradero. Regino Boti, murió en accidente de aviación en la década del 70. Carlos Rafael Rodríguez, murió meses atrás de avanzada edad.

Ernesto Betancourt, es un destacado politólogo en Washington. Félix I. Rodríguez, ha sobrevivido tres intentos de asesinato ordenados por Cuba, se retiró con honores de la CIA, vive en La Florida, ha escrito sobre su historia y trabaja como asesor en el campo de inteligencia. El Coronel Boris Davidov, se retiró de la KGB y desconozco su paradero. Ramiro "Ramirito" Valdés, cayó en desgracia y se encuentra en Cuba, aparentemente separado del mundo de los servicios de inteligencia.

Los restos del Che Guevara, dicen haber sido encontrados en Bolivia y trasladados a Cuba. El Comandante Camilo Cienfuegos desapareció misteriosamente en un avión en Cuba en 1960. Celia Sánchez, murió de cáncer en Cuba en 1980. Raúl Castro, es la segunda figura en Cuba, donde comanda las fuerzas armadas de la nación. Fidel Castro, aún se encuentra en el poder en Cuba. Sufre de cáncer y se ve muy deteriorado físicamente. Una hija de Fidel Castro, Alina Fernández, logró escapar de Cuba y vive en los Estados Unidos, escribió un libro donde denuncia a su padre abiertamente.

Un nieto del Che Guevara, Canek Sánchez Guevara, 24 años, vive en La Habana, es parte de un grupo musical y abierto crítico de la revolución cubana. Usa camisas con la bandera estadounidense y exhibe en su guitarra un billete de un dólar, pegado o incrustado en el instrumento. Compone canciones en inglés y admira la cultura estadounidense e inglesa del Rock. La nueva generación de cubanos nació y se crió con la versión oficial, del Che Guevara que se ofrece en Cuba.



CHE INEFICACIA

"El Che Vive", ha sido por decadas la consigna propagandistica de la Cuba Castrista. Con el treinta aniversario de la muerte del "Che" y la publicacion de dos biografias del "Che", se ha provocado una explosion de escritos y comentarios sobre la figura del legendario personaje, desgraciadamente muchos de ellos favorables sobre su persona.

Olvidando el hecho de que el "Che" Guevara fue un frio asesino, que llevo a decenas de individuos a morir frente al paredon de fusilamiento, despues de recibir juicios espureos y sin las mas minimas garantias para los acusados, y algunos como el Teniente Jose Castano, fusilado sin juicio por ordenes expresas del "Che". A favor de Ernesto "Che" Guevara se puede decir que era un hombre dedicado por entero a sus ideales, dispuesto al sacrificio, aun el de su propia vida para promover esos ideales.

Que era indiscutiblemente consecuente con lo que el enarbolaba. Una especie de asceta, duro consigo mismo y sus colaboradores, rudo e intolerante. Pero es bueno resaltar que Adolfo Hitler tambien fue consecuente con sus ideas, muriendo en su Bunker de Berlin, no tratando de huir y escapar como mucho de sus colaboradores. No es que pretenda poner en el mismo nivel los horrores cometidos por Hitler, con los asesinatos y abusos del "Che", sino resaltar el hecho de que el que una persona este dispuesta a morir por sus ideas, no convierten a esas ideas en beneficiosas para los pueblos.

En Cuba el "Che" contribuyo a implantar un regimen que negaba, y aun niega los mas elementales derechos del ciudadano. Fue el maximo propulsor del llamado trabajo "Voluntario". Cuando a una persona se le obliga a trabajar en contra de su voluntad sin ser recompensado por su trabajo, a esa persona se le ha sometido a una especie de esclavitud. En la Cuba Castrista, todo el mundo sabe que el llamado trabajo voluntario, es en realidad obligatorio o forsado. Los cientos de miles y hasta millones de nuestros compatriotas que fueron forzados al trabajo esclavo, fueron victimas de las ideas del "Che".

Como Ministro de Industrias, fue un incapaz, creando decenas de fabricas donde las maquinaria, muchas de ellas quedaron oxidadas en los almacenes. Proyectos que endeudaban a la nacion con creditos a largo plazo por el costo de las maquinarias, para despues encontrarse con que no habia la materia prima que se requeria para fabricar el producto ni dinero para comprarla. Fue ineficaz como guerrillero en el Congo donde fue derrotado por un grupo de "Mercenarios", terminando en Bolivia, siendo aplastado por un ejercito de escasa preparacion, no habiendo recibido la cooperacion de las masas campesinas a las que el pretendia liberar.

Cuando unico la figura del "Che" crece, es cuando se compara a la de Fidel Castro. El "Che" abrazo al Marxismo, nefasto e ineficaz en su propia naturaleza, pero al menos puso su vida y su conducta para promover ese ideal. Fidel Castro en contraste, se abraza a si mismo. El ideal de Fidel es Fidel. El poder ilimitado e indefinido y su sueno de grandeza con complejos napoleonicos y de Julio Cesar. El Socialismo, el Marxismo- Leninismo, todo eso no son mas que instrumentos que sirven para obtener el unico objetivo que importa. El convertirse en arbitro absoluto de los destinos de Cuba y en poder proyectarse mas alla de los estrechos confines de la pequena isla.

Que pensara el "Che" si desde el mas alla, pudiera observar lo que ha acontecido desde su muerte. La caida del muro de Berlin, "las "masas" destruyendo a martillazos el odiado simbolo, el desmoronamiento del bloque sovietico, la China comunista implantando medidas capitalistas, toda la America Latina abrazando al llamado "Neo-Liberalismo", en Cuba los rapaces capitalistas de España, Canada y Mexico explotando a una masa obrera docil y obediente y para terminar con la tremenda ironia, los Capitalistas haciendo dinero y obteniendo ganancias de su memoria, vendiendo CD's y camisetas con su figura y su nombre.

Mientras, Fidel Castro continua con sus hipocritas discursos enarbolando su memoria en su intento por reavivar el fervor revolucionario de un pueblo que ya no tiene la mas minima fe en las promesas del Maximo lider y que aborrece el sistema por el que murio el Che y que tan solo ha traido, al pueblo de Cuba escacez y carencia de libertad.


Notas del Editor

1 Según datos de la época, el che había mandando a romper el grueso muro de la oficina de la cabaña, para así poder mirar desde su oficina los fusilamientos. Cuentan que invito a un escritor comunista rumano, que al entrar a la oficina le dijo: -te mostrare algo... en ese momento explotaban la cabeza de un hombre frente al pelotón de fusilamiento. El escritor rumano no podía creer lo que veían sus ojos... miro al Che y lo vio orgulloso mirar hacia el patio, con su tabaco de lado y sonriendo. De regreso a su país, según cuentan el escritor rumano deserto en una escala técnica en Austria

2 A los dos años de ser Presidente del Banco Nacional, quebró las finanzas de cuba. Como Ministro de Industria quiso innovar, destruyendo completamente el avance que hasta en ese entonces se había logrado.

3 No obstante ser innegable de que era valiente en el campo de batalla, cuando fue capturado en Bolivia en un momento de cobardía ante su muerte, pidió por su vida, al decir que el le era mas util vivo. Debilidad humana? El hombre que miraba desde la ventana del Morro sin piedad, ahora estaba del otro lado. Quien a hierro mata a hierro termina

BarakKhazad dijo...

De nuevo, copy-paste sin ningún tipo de esfuerzo o aportación, ni citar las fuentes. La verdad, habría preferido un enlace, limpio y sencillo, en vez del texto copiado sin pudor. Al menos así habría podido verificar las fuentes, partidistas, interesadas, y subjetivas, según se desprende de los tres primeros párrafos del texto.

Por cierto, parte del texto que has pegado es idéntico, exacto, al que pegaste la otra vez... el mismo texto ¬¬ eso es TRISTE.

Sólo diré que cuando el río suena, agua lleva. Mal que os pese a los de derechas.

Si sabes algo de historia, no tendrás problemas en establecer una rápida relación comparativa entre Don Quijote, Che Guevara y Lawrence de Arabia (entre los dos primeros por su grandeza moral, sus ideales y su dedicación a los mismos, y entre los dos segundos, por sus contradicciones, por su firmeza de carácter, y por su renuncia o concesiones a objetivos menores en aras del bien mayor). Pues bien, los tres son grandes, grandísimos héroes en la Historia de la Humanidad. Y por ello, sus nombres se recordarán durante toda la posteridad.

Mi Feevy: Blogroll